¿Cuándo iniciar papillas?

Una de las preguntas más frecuentes de la mamá que cuida a su hijo menor de 1 año es ¿cuándo es posible iniciar alimentos sólidos? La duda comienza alrededor de los 3 meses, cuando los niños ya comienzan a tener un poco de control cefálico y parecen interesarse más en su medio. Unas mamás quieren iniciar los sólidos en ese momento mientras que otras consideran más cómodo dar sólo leche y prefieren esperar más tiempo.

En realidad, durante los primeros meses de vida, toda la nutrición de un niño proviene de la leche materna o de la fórmula láctea. No se requiere algún otro alimento o suplemento. Algunos años atrás, se recomendaba que los sólidos se iniciaran a partir de los 4 meses de edad. Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría actualmente recomienda que se inicien después de los 6 meses de edad.

“¿Por qué tan tarde? ¿Si yo les dí de comer hasta huevo desde que tenían 2 meses?”, diría nuestra mamá o abuelita. Lo que se ha visto es que los niños que reciben sólidos antes de los 6 meses tienen más probabilidad de desarrollar alergias a alimentos. Otra razón es que antes de los 4 meses, existe un reflejo de protrusión de la lengua, que hace que el niño empuje la comida hacia afuera.

Una vez escogido el momento para introducir alimento sólidos, ahora sigue seleccionar con qué empezar. Por lo general, se recomiendan los cereales (de arroz, por ejemplo) por un par de semanas, para después introducir verduras y frutas. Estas reglas son flexibles y pueden variar entre los médicos según la experiencia que tengan. Los jugos también se inician después de los 6 meses y siempre es preferible que se ofrezcan jugos naturales.

Planea con tu pediatra cuál será el plan de alimentación durante todo el primer año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*