Categorías
Enfermedades

¿Vale la pena vacunarse contra la varicela?

Aún estando en el Siglo XXI, en época de avances tecnológicos y de fomento para la prevención de enfermedades, nos topamos con creencias como «¿para qué le pongo la vacuna de la varicela a mi hijo? mejor me espero a que le dé a alguien, lo llevo a que se contagie y así va a quedar mejor protegido».

La varicela es una enfermedad producida por una infección viral (virus de varicela-zóster). Se caracteriza por lesiones en la piel, manchas, ronchas, ampollas y luego costras, rojas y que producen mucha comezón. Normalmente comienza en el tronco y luego se esparce al resto del cuerpo. Algunos niños pueden tener fiebre, dolor de cabeza o malestar general desde antes de aparecer las lesiones en piel.

Por lo general, la varicela es una enfermedad autolimitada, que dura unos 3 a 5 días y que por lo general no deja secuelas (fuera de una que otra cicatriz en la piel por el rascado del niño). Es de conocimiento general que los niños presentan una enfermedad menos severa que los adultos, recién nacidos o ancianos. De ahí la creencia de que «mejor que le dé ahora a que le dé después».

Sin embargo, existen complicaciones de la varicela. Puede haber infecciones bacterianas de la piel, que se originan en los sitios de rascado, además de complicaciones en pulmones, articulaciones, huesos y hasta el cerebro. Y todo esto puede pasar aún en niños con un sistema inmune normal.

Nadie de nosotros sabe cuál niño se complicará y cuál no. Por eso es mejor prevenir.

La vacuna de la varicela es efectiva en un 70 a 80% para prevenir enfermedad leve y hasta en un 95% para proteger contra una enfermedad severa. Se recomienda a partir del año de edad, con un refuerzo posterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*