El niño con infecciones recurrentes

¿Qué Tanto Es Normal?

Algunos niños tienden a presentar infecciones respiratorias frecuentes, adquieren un resfriado tras otro, cuando esto sucede, los padres se preguntan ¿es normal que mi hijo tenga episodios de infecciones respiratorias tan frecuentes?.

En general, los niños empiezan a presentar resfriados alrededor de los 6 meses de edad. Durante los primeros años de su vida (6 meses a 4 años de edad), presentarán en promedio 6 a 8 episodios por año. Posteriormente, durante la primaria, el promedio bajará a 5 ó 6 episodios por año y finalmente durante la adolescencia presentará los mismos episodios que en la edad adulta que son cuatro por año aproximadamente.

Las infecciones virales del aparato respiratorio son responsables de más del 50% de las infecciones agudas con fiebre que ocurren en la niñez. Además de estos episodios respiratorios, es probable que presenten episodios diarreicos (con o sin vómito) dos o tres veces por año. También son motivo de preocupación esos cuadros infecciosos que se presentan con fiebre de alto grado o que se presentan diarrea debido a un sistema gastrointestinal muy sensible ocasionando el desarrollo de diarrea.

Otras Condiciones Similares

Si su hijo es mayor de tres años de edad y estornuda frecuentemente con presencia de rinorrea transparente con duración mayor a un mes, no presenta fiebre y ocurre especialmente durante el periodo de polinización de las flores, es probable que su hijo presente una rinitis alérgica.

¿Cuáles Son Las Causas De Las Infecciones Frecuentes?

La principal razón por la que su hijo adquiere todas estas infecciones es porque se está exponiendo a nuevos virus. Hay más de 200 virus capaces de producir estas infecciones. Entre más pequeño sea el niño, menor será la exposición previa y su subsecuente inmunidad a los mismos. Los niños que normalmente están más expuestos a estos viruses y por tanto presentan mayor riesgo de adquirir infecciones frecuentes, son aquellos niños que asisten a guarderías, centros de estimulación, o jardín de niños. Una causa de exposición indirecta para los niños que no asisten a ningún centro, son los hermanos mayores que asisten a la escuela y que traen los viruses a casa. Por otro lado, los resfriados son más frecuentes en familias numerosas. En los lugares muy fríos, la frecuencia de resfriados se triplica, ya que la gente pasa más tiempo dentro de las construcciones respirando aire reciclado. Además el hábito de fumar dentro de casa aumentará la susceptibilidad para adquirir estas infecciones, además de tos crónica, infecciones en los oídos, sinusitis, croup, broncoespasmo y asma.

¿Qué No Causa Infecciones Frecuentes?

La mayoría de los padres cuyos hijos se enferman frecuentemente se preguntarán si su hijo tiene alguna enfermedad “escondida” que origine este problema. Un niño con una deficiencia en el sistema inmunológico (producción inadecuada de glóbulos blancos y/o anticuerpos) presenta la misma frecuencia de infecciones respiratorias que un niño promedio; sin embargo, presentará infecciones más severas como: Dos o más episodios de neumonías por año, cuadros repetitivos de sinusitis, infecciones de los ganglios  linfáticos con o sin supuración, con la subsecuente detención en la ganancia de peso debido a estas infecciones serias. Por otro lado, las infecciones repetitivas de los oídos que algunos niños padecen no significan un problema de salud de este tipo. Esto sucede generalmente en aquellos niños que sus Trompas de Eustaquio (pequeño conducto que comunica a la nariz con el oído) no funcionan en forma adecuada. Por otro lado, los padres de estos niños frecuentemente piensan que esto sucede porque quizás han descuidado a sus hijos o porque han hecho algo erróneo para curarlos. Esto es absolutamente erróneo y podemos decir con tranquilidad, que la adquisición de todas estas infecciones es INEVITABLE y forma parte del crecimiento y maduración de los niños. Las infecciones respiratorias virales son enfermedades infecciosas que hasta el momento actual no podemos prevenir. Desde el punto de vista médico, estas infecciones forman parte de una experiencia educacional para el sistema inmunológico de su hijo.

¿Qué Debo Hacer Si Mi Hijo Padece Infecciones Frecuentes?

Observe la Salud General de su Hijo. Si su hijo luce vigoroso y esta ganando peso y crece normalmente, no tiene por que preocuparse. Su hijo no es diferente que el resto de los niños de su edad. Los niños resuelven la mayoría de las infecciones de vías respiratorias virales por sí mismos. Es posible reducir los síntomas con la ayuda de medicamentos pero no es posible acortar el curso de cada infección. El pronóstico a largo plazo es excelente, el número de infecciones disminuirá a medida que el niño crece y vaya adquiriendo defensas (anticuerpos protectores) contra la mayoría de los virus. Para que se sienta más tranquila, cada día que pasa 10 de cada 100 niños presentan una infección de vías respiratorias altas, 8 de cada 100 presentan fiebre, 5 de cada 100 tienen diarrea y 3 de cada 100 padecen una infección en el oído.

Mande a su Hijo a la Escuela tan Pronto sea Posible

El principal requerimiento para que su hijo regrese a la escuela es que la fiebre haya desaparecido y los síntomas no sean tan evidentes que distraigan a sus compañeros. No tiene ningún sentido retener a su hijo en casa hasta que nosotros podamos garantizar que no este esparciendo virus porque esto dura por lo general 2 ó 3 semanas. Si el aislamiento de todos los niños con problemas respiratorios virales fuera tomado en serio, el tiempo de asistencia a clases sería tan poco que no quedarían suficientes días para educarlos. “La guerra contra las infecciones” que normalmente se establece en las escuelas es prácticamente inútil. La mayoría de los niños esparcen los virus durante los primeros días de la enfermedad antes de que los primeros síntomas aparezcan o que luzcan enfermos. En otras palabras, el contacto con las enfermedades respiratorias es inevitable en lugares como escuelas o guarderías. También, si la fiebre ya cedió, no hay razón para que no asista a las fiestas, juegue con sus amiguitos después de la escuela o realice viajes ya planeados. Ejercicio y deporte en equipos deberán posponerse por algunos días hasta que se recupere totalmente. Trate de no dejar de asistir a su trabajo. Cuando ambos padres trabajan, estos episodios repetitivos de infecciones de vías respiratorias virales son extremadamente inconvenientes y costosos. Debido a que la probabilidad de que existan complicaciones es baja y la mejoría es lenta, no dude en dejar a su hijo con alguna persona de confianza durante estos episodios. Quizá usted tenga una niñera que sea capaz de cuidarlo durante los días que dure la fiebre. Debido a que actualmente existe un gran número de madres que trabajan, han empezado a surgir “Guarderías de niños Enfermos” en algunos países como los Estados  Unidos las cuales han demostrado ser una buena alternativa durante estos episodios. Si su hijo asiste a guardería o escuela, él o ella podrá volver una vez que la fiebre haya cedido. No hay razón para permanecer en casa durante el periodo de recuperación, especialmente si usted necesita regresar al trabajo. El regreso temprano a la guardería o escuela no incrementará el riesgo de una complicación o el de contagio para otros niños. Así, tampoco usted tendrá que cancelar un compromiso importante porque su hijo tiene una infección respiratoria aguda leve; así como tampoco tiene porque retirar a su hijo de la escuela o guardería permanentemente por estos episodios repetitivos de enfermedad.

¿Qué Es Lo Que No Ayuda?

Hasta la fecha no existe un remedio instantáneo para estos episodios repetitivos de infección respiratoria y otras enfermedades virales. Los antibióticos no son útiles a menos que su hijo desarrolle una complicación como una infección bacteriana en el oído, senos paranasales, o pulmón. El quitarle las anginas a su hijo no le ayudara a evitar estas infecciones respiratorias. Y a su vez no son indicación para quitarlas. Las infecciones respiratorias virales no son causadas por tener una dieta deficiente o por falta de vitaminas, ni tampoco son causadas por el mal tiempo, el uso de aires acondicionados o pies descalzos o mojados. Otra vez, el mejor tiempo para tener estas infecciones y desarrollar inmunidad es durante la infancia.