Categorías
Prevención

Aprende reanimación básica

¿Qué harías si encuentras a tu hijo inconsciente? ¿Sabrías qué hacer?

En las películas y en la televisión lo vemos de manera frecuente. Una persona, niño o adulto, sufre algún accidente e inmediatamente, un espectador sale al rescate y empieza a hacer maniobras para salvarle la vida. ¿Es esto tan extraordinario como para que aparezca en televisión? ¿O es tan raro que ocurra que por eso le dan propaganda?

Extraordinario, sí. Raro, no. Lo increíble es que aún cuando toda persona respondería que es importante saber las maniobras básicas para reanimar a alguien, es sólo un pequeño porcentaje de la población quien realmente se interesa por aprenderlas.

Para mejorar la sobrevida y la calidad de vida de los niños y la población en general, la comunidad debe involucrarse en la prevención de la salud, la reanimación cardiopulmonar (RCP) básica, el acceso rápido a servicios médicos de emergencia, y el acceso rápido a los servicios de apoyo vital avanzado.

Estos 4 factores forman los eslabones de la cadena de Supervivencia Pediátrica de la Academia Americana de Corazón (A.H.A., por sus siglas en inglés).

La RCP realizada por una persona que sea testigo del evento se asocia a un regreso exitoso de la circulación espontánea y a una supervivencia sin daños neurológicos en los niños.

En los casos de paro respiratorio existe un mayor impacto, con sobrevidas de más del 70% de las víctimas. Y precisamente, el paro respiratorio es mucho más frecuente que el paro cardiaco en niños.

Aún cuando se reporta una sobrevida de sólo el 2-10% de los niños que sufren paro cardiaco fuera de un hospital, estudios demuestran que esa sobrevida y el pronóstico neurológico pueden aumentar si se da RCP de manera rápida.

La justificación entonces, del por qué aprender RCP, es sencilla: PORQUE TÚ PUEDES SALVAR UNA VIDA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*