¿Cuándo es el estreñimiento de mi bebé un problema serio?

2595442952_dcd322a60e_z

 

Estreñimiento es un problema común en todas las edades  que amerita atención, desde medidas simples  para su tratamiento como son  cambios en la dieta , laxantes o ablandadores de las heces  o hasta  programas de biorretroalimentación  , estimuladores del nervio sacro  o hasta quirúrgicos con resección parcial o total del intestino grueso, esto último suena aterrador pero muchas veces resulta en el alivio de años de molestias y  momentos vergonzosos en niños y adultos.

Se considera que  hasta un 3% de la población mundial sufre de estreñimiento y un 17 a 40 % de los niños inician con este problema  durante el primer año de vida.

El estreñimiento crónico  afecta la calidad de vida del paciente  y su familia, tanto o más que otras enfermedades crónicas  como son la colitis ulcerativa o el reflujo gastroesofágico, si, así de serio puede llegar a ser el problema y muchas veces no se busca la ayuda adecuada por  vergüenza o desconocimiento de las formas de tratamiento y diagnóstico disponibles.

A pesar que el 90% de los casos se trata de estreñimiento funcional, es decir, no es debido a ninguna causa orgánica, anatómica o  por medicamentos,  los problemas de salud  asociados en quienes padecen este problema  son extensos y su calidad de vida es afectada considerablemente.

Entonces, ¿cuándo es necesario  tomar en serio el estreñimiento? Vamos a revisarlo por edades empezando por el grupo de los más pequeños.

Recién nacidos y lactantes menores

El 90 % de los RN (recién nacidos)  deben de tener su primera evacuación (meconio) a las 24 horas de vida y el 98% dentro de las primeras 48 horas; lo anterior puede ser una excepción en niños nacidos prematuramente . No tener su primera evacuación (meconio) durante este periodo  es una situación especial porque tiene la posibilidad de  tratarse de un problema congénito grave. Si el paso de meconio se retrasa por más de 24hrs  varias enfermedades  deberán ser consideradas  , entre ellas  la enfermedad de Hirschsprung, defectos espinales,  fibrosis quística , malformaciones ano rectales, endócrinas, metabólicas o neuromusculares .

Los estudios  para confirmar  el  diagnóstico  de estos problemas  son el enema de bario,  biopsia rectal por succión, manometría ano rectal y  estudios de laboratorio  entre otros.

Hay dos periodos en los cuales un lactante menor  puede desarrollar estreñimiento. El primero, ocurre con el cambio de la leche materna a las fórmulas comerciales  o durante la introducción de papillas , posterior a esto muchos de estos niños desarrollan un miedo a defecar por sentir dolor al evacuar heces duras  y grandes , por lo que empiezan a manifestar  signos de retención de heces como son llanto durante la defecación,  posturas  de estiramiento y cruce de piernas  y en algún momento salida constante de heces flojas o líquidas que se puede confundir con diarrea  en niños que  tienen una cantidad importante de materia fecal impactada en el recto.  En ocasiones se desarrollan fisuras anales las cuales son muy dolorosas y empeoran  el miedo al evacuar, cayendo en un círculo vicioso que lo llevará a ser un niño mayor o adulto con serios problemas de estreñimiento.

Otros síntomas que acompañan  este proceso  incluyen irritabilidad, dolor abdominal y disminución del apetito  por sensación de llenura temprana, afectando así  de muchas maneras la calidad de vida del pequeño.

El segundo periodo donde un lactante puede desarrollar estreñimiento es durante  el entrenamiento para dejar los pañales,  lo cual  ocurre aproximadamente  al cumplir los dos años de edad , pero debe ser iniciado cuando el pequeño muestre  signos de maduración fisiológica que indican que está listo para dejar los panales , como son  la habilidad para sentarse, caminar, vestirse y desvestirse , entiende y responde  a una orden, tiene el deseo de imitar , se identifica con sus padres  , tiene auto determinación  y muestra signos de independencia .

Por ultimo esta lo que se conoce como disquecia del lactante o falso estreñimiento que ocurre en  los primeros meses de vida, usualmente en bebés alimentados al seno materno, los cuales tienen evacuaciones poco frecuentes  acompañadas de llanto por más de 10 minutos , pujo  y enrojecimiento pero cuyas  heces son   blandas o líquidas y responden bien a estimulación anal apresurando la evacuación y disminuyendo el tiempo de molestia.

Lo anterior es parte de un proceso de maduración  el cual se resuelve por sí solo, siendo importante descartar otras causas de irritabilidad y llanto prolongado.

 

Dr. Carlos A. García Bueno es actualmente Gastroenterólogo Pediatra y especialista en Neuro- gastroenterología y Motilidad en” Nationwide Children’s Hospital” y profesor asistente de pediatría en la facultad de Medicina de “Ohio State University”en Columbus Ohio.

El Dr. Carlos A. García Bueno reiniciará su consulta en Pediátrica a partir del 12 de Julio de 2016, puede hacer citas llamando al (667) 7121312  o a través de www.micitadr.com.