Cuidado de la piel en niños alérgicos

Si tu hijo (a) padece de eccema (dermatitis atópica o alérgica), hay ciertos cuidados diarios que deben darse para evitar las recaídas de este problema crónico y frustrante.
En la mayoría de los casos, el seguir la siguiente rutina mantiene una excelente calidad de vida en los niños:

1. No hagas baños prolongados. Trata de que el baño de su niño dure entre 5 y 10 minutos. Usa agua tibia, ya que el agua caliente resecará más la piel del pequeño.

2. Usa jabones suaves. Usa poco jabón, y sólo en las partes del cuerpo que más se ensucian: cara, manos, pies, y pompas. Los jabones y champús quitan los aceites naturales de la piel.

3. Seca con gentileza. Al secar a tu hijo, realízalo con palmaditas, sin frotar para no irritar la piel.

4. Aplica un humectante después del baño. El uso de cremas humectantes evita que la piel se reseque. Úsalo en todo el cuerpo, no sólo en las partes afectadas.

5. Aplica el humectante durante el día. Aplica la crema humectante por los menos de 2 a 3 veces al día, y antes de acostarse. También aplícalo cada vez que note seca la piel de su hijo, y cuando él tenga comezón.

Para mayor información sobre dermatitis alérgica (atópica) platica con tu pediatra.