Cuidemos el corazón de nuestros niños. Parte III: obesidad

La obesidad se define como un incremento del peso corporal a expensas del aumento del tejido adiposo.

Dentro de los factores de riesgo cardiovascular (FRCV) la obesidad es el más frecuente y probablemente el mas importante. La mejoría del nivel de vida ha traido como consecuencia una mayor disponibilidad de nutrientes acompañado de una disminución en la actividad física diaria (sedentarismo, televisión, videojuegos, computadora). La publicidad incita al excesivo aporte de alimentos en la infancia y se continúa en la adolescencia, teniendo mucha importancia la comida “chatarra”, adoptada por muchos niños ante la mirada complaciente y cómoda de los padres. Se ha demostrado que la obesidad en la infancia y sobre todo en la adolescencia, se asocia con obesidad en edad adulta, con todas sus consecuencias negativas.

En el desarrollo de la obesidad intervienen factores genéticos, metabólicos, hormonales y ambientales, siendo estos últimos los que podemos modular, modificando nuestros hábitos de vida, evitando el sedentarismo, practicando ejercicio y cuidando una alimentación equilibrada.

El riesgo de tener hijos obesos es de un 14 % cuando los progenitores tienen un peso normal; si uno de ellos es obeso, el riesgo aumenta a un 40% y con ambos llega al 80%. Para la detección de obesidad hay que medir la grasa corporal, para lo cual se dispone de métodos directos que so poco prácticos, e indicadores indirectos, tales como la relación Peso/Talla y el Indice de Masa Corporal (IMC) o índice de Quetelet, este último ampliamente validado para su uso clínico diario. Se obtiene dividiendo el peso corporal en Kg entre la talla en metros al cuadrado (IMC = Peso (Kg) / Talla (m) al cuadrado). Para su interpretación debe tomarse en cuenta la edad y el sexo, por lo que la consejería del médico pediatra es indispensable.

Si llevamos el control pediátrico programado de nuestros hijos, podremos verificar con regularidad su crecimiento, previniendo que esta enfermedad los afecte. Mas adelante hablaremos de otro factor de riesgo cardiovascular que es la hipertensión.