Es alérgico al huevo. ¿Se puede vacunar contra el sarampión?

Para entender este concepto debemos precisar que una alergia al huevo usualmente se presenta con hinchazón de párpados o manos, urticaria, o síntomas gastrointestinales. La mayoría de las reacciones son leves, sin manifestaciones cardiorrespiratorias. Cuando son severas pueden manifestarse con disfonía y estridor o tos, silbidos y dificultad para respirar.

Que el niño rechace comer el huevo o que no sea de su preferencia, tampoco significa necesariamente que sea alérgico al mismo.

La alergia al huevo no es tan común en la infancia su prevalencia  varía entre 1-2 %, con una edad promedio de 2.5 años. Aumenta el riesgo en historia familiar de alergia a alimentos, aunque no precisamente al huevo.

Debe preguntarse también si no ha ocurrido algún efecto adverso con otra vacuna aplicada anteriormente. Reacciones severas previas pueden predecir reacciones futuras, aunque se ven más en los constituyentes de las vacunas como gelatina o neomicina.

¿Qué hay que hacer?

Tomar en cuenta la historia familiar de alergia a alimentos. Diferenciar entre intolerancia (reacción no inmunológica) y alergia (hipersensibilidad mediada por inmunoglobulina E, en la mayoría de los casos). Explicarle a la mamá que, aún con pequeñas cantidades de huevo o productos que contengan huevo puede ocurrir la reacción, pero ésta es leve la mayoría de las veces. Puntualizar que el hacer una prueba de alergia no ayuda mucho porque puede dar resultados falsos. Si el niño ha probado alimentos que contengan huevo y son bien tolerados no puede hablarse de alergia.

Debe explicarse que la rubéola, el sarampión y las paperas son enfermedades, la mayoría de las veces leves, pero ponen al niño en riesgo de complicaciones severas, sobre todo el sarampión.

Hacer ver que el riesgo de reacción por aplicar la vacuna es muy bajo aún cuando se tenga fuertemente la sospecha de alergia al huevo, y esto lo avala The British Society for Allergy and Clinical Immunology and the National Institute of Allergy and Infectious Diseases .

La única contraindicación para no poner la vacuna sería en un niño severamente inmunocomprometido. Y sólo cuando haya antecedente de reacciones severas en vacunas anteriores debería aplicarse en hospital bajo vigilancia.

Para leer más…

www.nhs.uk/Conditions/MMR/Pages/Introduction.aspx
Rolfe A. Shelkh A. Measles, mumps, and rubella vaccination in a child with suspected egg allergy. BMJ 2011; 343:d4536