Categorías
Enfermedades

Espaciadores en el asma

En los últimos años, ha ido creciendo la evidencia de que los aerosoles, usados con espaciadores, son tan efectivos como la nebulización para el tratamiento de enfermedades como el asma, tanto en su manejo agudo como preventivo.
El más conocido de los espaciadores es el Aerochamber® con mascarilla. Existen otros que tienen una boquilla, y otros que parecen un acordeón.
Todos estos métodos tienen sus ventajas y desventajas. Pregunta a tu pediatra cuál es el más apropiado para el tratamiento de tus hijos.

Consejos para el uso del ESPACIADOR con mascarilla.

INSTRUCCIONES.

1. Agite bien el inhalador (salbutamol, budesonida, fluticasona, salmeterol…) y retire la tapa.
2. Coloque la boquilla del inhalador en la abertura del Aerochamber, con el contenedor del inhalador volteando hacia arriba.
3. Coloque la mascarilla en la cara del niño, de manera que cubra nariz y boca, y que produzca un buen sello para evitar fuga de aire.
4. Presione el inhalador para introducir el primer disparo del medicamento dentro de la cámara.
5. Deje que el niño respire 4-6 veces con la mascarilla puesta.
6. Quite la mascarilla y espere 30-60 segundos para realizar el siguiente disparo.
7. Para aumentar el efecto broncodilatador durante un ataque de asma, espere un minuto entre disparos de medicamentos de rescate como el salbutamol.

LIMPIEZA.

Limpie todas las partes del Aerochamber con agua tibia y un jabón líquido suave:
Llene un recipiente con agua tibia y el jabón.
Sumerja el Aerochamber y agite de manera gentil.
Enjuage con agua limpia y deje secar al aire libre.

AYUDANDO AL NIÑO A ACOSTUMBRARSE A LA MASCARILLA.

Al principio, los niños pequeños pueden resistirse a usar la mascarilla. Sin embargo, se acostumbrarán a ella, después de unos días de uso consistente.
Recuerde que la cooperación del niño no es necesaria para que este tipo de espaciador sea efectivo. Si la mascarilla se mantiene haciendo un buen sello en la cara del niño, él va a inhalar el medicamento aún si está llorando (el llorar hace que el niño tome respiraciones más profundas). Deje la mascarilla puesta hasta que el niño haya respirado varias veces.
Para mejorar la cooperación de su hijo siga estas instrucciones:
1. Dígale a su hijo que es hora de tomar su medicina.
2. Pregúntele si quiere sostener él mismo la mascarilla o si quiere que usted lo haga. (De cualquier manera, es necesario ayudar a sostenerla para mantener un buen sello).
3. La decisión debe hacerse en 30 segundos e iniciarse el tratamiento, aún cuando el niño no se muestra cooperador al principio.
No pierda tiempo tratando de convencer al niño que se ponga la mascarilla o diciéndole que no le va a doler, etc. Esa negociación sólo retrasará el tratamiento. A medida que continúa usando la mascarilla, el niño entenderá que no hay nada que temer y que ésta le provoca alivio.
Después de que se dan los disparos, motive a su hijo diciendo “¡bien hecho!” o “¡cada vez te tomas tu medicina mejor!” para que continúe sus esfuerzos. Usando este método de manera consistente se asegurará de que el niño se acostumbre y coopere para sus tratamientos, y que no tomen mucho tiempo para administrarse.

TIP. Los inhaladores tienen un límite de disparos. Al terminarse el medicamento, parecería que el inhalador sigue funcionando bien, sin embargo, sólo expulsa aire comprimido y no medicamento. Lleve una cuenta de cuántos disparos ha usado. La mayoría de los aerosoles son de 100 o 200 disparos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*