Categorías
Enfermedades

La bronquiolitis

Es una infección provocada por virus, la mayoría de las veces, y que afecta principalmente a los bronquiolos, estructuras delgadas que continúan el trayecto de los bronquios hacia el interior de los pulmones.

El virus que más frecuentemente causa esta enfermedad es el virus sincitial respiratorio (VSR), extremadamente contagioso y que se transmite de un individuo a otro directamente a través de las gotas de saliva expulsadas por la tos o indirectamente por manos u objetos contaminados en los que puede sobrevivir varias horas.

Se presenta con mayor frecuencia en los menores de un año y tiene un comportamiento estacional, sobre todo en invierno.

Un lactante que inicia con signos gripales (lagrimeo, mucosidad, tos), seguido de un cuadro de dificultad respiratoria de progresión rápida puede hacernos pensar en esta enfermedad. Cuanto más pequeño el niño más posibilidades de presentar la forma grave, por lo que se recomienda siempre la valoración del Pediatra.

Es posible que con el manejo de las flemas y la instilación de suero fisiológico en la nariz pueda ser suficiente para que el niño mejore, sin embargo, hay ocasiones en que la dificultad respiratoria se vuelve severa y puede requerir oxígeno e incluso hospitalización para vigilancia estrecha.

Los lactantes con mayor riesgo son: los menores de 3 meses, los que hayan sido prematuros, los que tengan una malformación cardiaca o pulmonar, los que padecen de bajas defensas y el tabaquismo, sobre todo de la madre, pueden desencadenar las formas más graves.

Siendo una enfermedad predominantemente viral y el no disponer de vacuna específica nos obliga a extremar precauciones, sobre todo en los brotes epidémicos de invierno. El lavados de manos antes de tocar al niño, el no besarlo en la cara, el no frecuentar lugares con mucha gente, el mantener aireado su cuarto, el no fumar en su presencia y mantener la nariz destapada todo el tiempo son las mejores acciones preventivas para esta enfermedad tan frecuente en los lactantes.

Para mayor información consulte siempre a su Pediatra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*