La magia del horno de microondas

El horno de microondas le puede ayudar a cocinar de una manera sana. Las verduras y vegetales cocidos en el microondas conservan su contenido nutritivo por una razón: los nutrientes no se disuelven en agua hirviente. Otra razón es la brevedad del tiempo de cocción. Los platos de carnes, incluyendo de ave y pescado, se pueden cocinar o recalentar añadiendo poca o ninguna grasa.

El horno de microondas también le puede ayudar a cocinar con más rapidez y facilidad. Sin embargo también puede convertirse en un peligro, especialmente cuando los niños lo utilizan para cocinar. La lesión más común causada por el horno de microondas es una QUEMADURA.

Los niños se pueden quemar cuando:

  • Sacan los platos del horno
  • Derraman comidas calientes
  • Abren las bolsas de palomitas de maiz y otros paquetes / bolsas para microondas
  • Comen alimentos que no han sido cocidos con uniformidad o que tienen algunas partes más calientes que otras.

Por lo tanto, cuidemos los siguientes puntos:

  • Asegúrese de tener un cojín agarrador o guantes especiales para los utensilios usados en el microondas
  • Mantenga el horno fuera del alcance de los niños pequeños
  • Enseñe a los niños mayores cómo abrir los recipientes sin que el vapor les queme la cara o las manos
  • Enséñele al niño cómo revolver bien la comida antes de probarla, o a dejarla reposar hasta que el calor se haya distribuido uniformemente.

Una regla sensata para usar el horno de microondas es: Si los niños son demasiado pequeños para leer o seguir las instrucciones, entonces también son demasiado pequeños para utilizar el horno de microondas sin supervisión.

Fuente: Academia Americana de Pediatría