No, probablemente no tienes fiebres

Si en algún momento te han dicho que tienes positivas las “fiebres”, y sobre todo si te lo han dicho varias veces, lo más probable es que estés completamente sano.

Las famosas reacciones febriles son pruebas que tratan de diagnosticar infecciones como fiebre tifoidea, brucelosis, e infecciones transmitidas por garrapatas. Aunque tienen el común denominador de producir fiebre, estas enfermedades pueden ser difíciles de detectar porque sus síntomas son variados. Y la cosa se pone más difícil porque son bacterias difíciles de cultivar. Por eso un método diagnóstico rápido suena atractivo.

El problema con las reacciones febriles es que son sumamente inexactas. Por un lado, te pueden salir positivas sin que estés enfermo. Pueden tener reacciones cruzadas con otras infecciones hasta por virus o por parásitos, o te pueden salir positivas si en algún momento estuviste en contacto con bacterias similares sin aparentemente estar enfermo o si tienes ciertas enfermedades inmunológicas o hepáticas. Y, por otro lado, te pueden salir negativas aun estando enfermo si tomaste antibióticos recientemente, o si usas medicamentos como esteroides, o si te las hacen muy temprano en la enfermedad. Para llegar a un diagnóstico se requiere correlacionar los síntomas con el aumento en los títulos de las reacciones febriles en dos o más tomas separadas. Esto a veces no es práctico porque si la sospecha es alta se debe iniciar tratamiento rápido.

Algo que complica el asunto es que algunos laboratorios incluyen estos exámenes en sus “paquetes”. Y ahí puedes pensar, si por el mismo precio me van a hacer más análisis, pues mejor. Pero no, si no tienes síntomas ni factores de riesgo las reacciones febriles no tendrán ningún valor diagnóstico. Y hacer un diagnóstico erróneo de estas infecciones implica dar antibióticos innecesarios, con sus posibles efectos secundarios, con el costo que implica, y con un aumento en las resistencias bacterianas.

Así que, si alguien te quiere hacer reacciones febriles en un chequeo de rutina, corre y cuéntaselo a quien más confianza le tengas.