¿Son las albercas fuente de infecciones?

alberca

Una pregunta común de los padres de mis pacientes cuando tienen una infección digestiva es si se habrán contagiado en la piscina durante el verano. Mi respuesta es ..puede que sí…por lo que les doy estas 10 recomendaciones a considerar.

1.- Todos los niños deben de aprender a nadar.

2.- Evitar nadar en aguas estancadas, lagunas o albercas de construcción casera sin sistema de filtrado, cloración o mantenimiento constante.

3.- Tocar las paredes de la alberca. Si estas están resbalosas o con lama significan que ni el pH del agua o la cantidad de cloro es adecuada y no se logra evitar el crecimiento de algas, esporas y microorganismos de otro tipo.

4.- Cuando huela mucho a cloro no significa que están mas limpias. Al contrario cuando existe una cantidad abundante de suciedad y bacterias se acumulan las cloroaminas que son el resultado de la reacción química de la urea con el cloro. Cuando esto ocurre y los niveles de cloroaminas en el agua son muy altos, el agua tiene un olor muy penetrante a cloro y el agua es irritante a la piel y a los ojos.

5.- Si no ves el fondo de la alberca evita usarla.

6.-Cuando los niveles de cloro y el pH no son adecuados esto permite la transmisión de gérmenes como Shigella, norovirus, Giardia, E.coli y Criptosporidium.

7.-Usar la regadera antes de entrar al agua.

8.-Lavarse las manos después de ir al baño o cambiar pañales.

9.-Llevar a los niños pequeños con frecuencia al baño cuando se están bañando en una piscina y lavarles con abundante agua y jabón sus partes íntimas antes de ingresar de nuevo a la piscina.

10.-Evitar usar piscinas cuando se tenga diarrea para evitar contaminar el agua con materia fecal y enfermar a otras.

¿Necesitas consulta? Programa una cita con el Dr. García Bueno: Citas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*