A extinguir los cohetes

Nunca me han gustado los cohetes. La razón tal vez sea que uno de mis primeros recuerdos sobre esto es el de un primo mío a quien se le encendió la camiseta al estar jugando con una luz de bengala. No teníamos ni 8 años cuando esto sucedió. A final de cuentas no le pasó…