Categorías
Niño sano

¿Hacerse pipí en la cama es enfermedad?

409757_1299

Cuando uno de mis hijos tuvo su primer campamento en primero de primaria, le comenté al maestro que traía unos pull ups y que quería ver la manera más discreta de que se los pusiera. El profesor se echó a reír porque ya habían desfilado varios padres con la misma solicitud.

La enuresis nocturna, mojar la cama en la noche, se presenta en un 25% de los niños a la edad de 4 años, en un 5-10% a la edad de 7 años y menos del 5% a la edad de 10 años y es más frecuente en el sexo masculino.

La enuresis se reporta en un 43% de niños con papá enurético, un 44% con mamá enurética, y un 77% con ambos.

Para hacer diagnóstico de enuresis se necesita que se presente dos veces a la semana por lo menos tres meses, en un niño mayor de 5 años y que no se atribuya a un medicamento o a alguna otra enfermedad.

El impacto emocional de la enuresis en un niño y su familia puede ser muy importante. Estos niños frecuentemente son castigados y están en riesgo de abuso físico y emocional. En numerosos estudios se reportan niños con sentimientos de vergüenza y ansiedad, pérdida de la autoestima y efectos negativos en el auto percepción, relaciones interpersonales, calidad de vida y rendimiento escolar.

En el abordaje diagnóstico se debe detectar qué tipo de problema es y en su caso solicitar estudios que pueden ir desde un simple examen general de orina hasta estudios sofisticados de radiología.

En cuanto a su manejo inicial se puede empezar con modificaciones en la conducta o reforzamiento positivo y después con el manejo por medio de alarmas (aparatos diseñados para este propósito) y manejo farmacológico. La enuresis per se no es quirúrgica.

El castigo no es una opción en el tratamiento. El impacto de la enuresis en la autoestima del niño y de su salud emocional es suficiente como para agregar el castigo a un problema el cual no está bajo su control. Hay que tener cuidado porque un castigo no siempre se da franco e intencionado. En ocasiones puede ser sutil y no ser reconocido por los padres al pedirle al niño que no tome líquidos a partir de cierta hora, que use pañales o que lave sus sábanas.

Por todo lo mencionado anteriormente, por las molestias y reniegos que hacemos todos los días, pero principalmente para brindarles una ayuda a nuestros hijos, debemos buscar que sea visto por un médico capaz y comprensivo.

Categorías
Enfermedades

¿Piojos en mi familia? ¡Noooo!

Los piojos no nos deben de asustar ni avergonzar. En los últimos años hemos oído o padecido esta infestación con mayor frecuencia que en otras épocas. El fósil más antiguo de piojo tiene más de 10 000 años y en el mundo entero se reportan millones de casos en el año. Su presencia puede ser más una experiencia bochornosa y de rascado que una enfermedad seria como la fiebre tifo, la fiebre de trinchera o la fiebre recurrente que ocasionalmente son transmitidas por este parásito.

Existen tres tipos de infestaciones por Piojos: los de la cabeza(los más frecuentes), los del cuerpo y los del pubis. Los piojos sólo lo padecen los humanos: no saltan o vuelan de huésped a huésped. No se contagian por animales, pero sí pueden ser transmitidos de persona a persona por contacto directo y por fomites (cachuchas, peines/cepillos, sábanas, almohadas, audífonos, etc.)

El piojo de la cabeza es de color blanco-grisáceo de 2-3 mm. de longitud (como una semilla de ajonjolí) .La vida media de la hembra del piojo es de un mes, durante el cual producirá de 7-10 huevos (liendres) por día y los pegará firmemente al pelo cercano al cuero cabelludo. Las liendres, que se ven como caspa, se adhieren por una especie de goma que es insoluble al agua por lo que los hace muy difícil de desprender. Después de 6-10 días las liendres eclosionan como ninfas y se hacen adultos en 10 días. Leer más…

Estos molestos bichos se presentan con mayor frecuencia en niños entre 3-10 años. Todas las clases socioeconómicas se ven afectadas y las niñas tienen mayor incidencia. El piojo muere de deshidratación en dos días si no se alimenta de la sangre del huésped humano, lo cual hace cinco veces al día durante 35-45 minutos cada vez. Los síntomas característicos son comezón en cuero cabelludo, en mayor grado en el cuello y detrás de las orejas ,que son los lugares donde hay que buscar intencionadamente. El diagnóstico se puede hacer con la visualización directa de los piojos o liendres o con un peine de dientes finos y con el pelo mojado. Se calcula que los niños tienen ya por lo menos dos meses con la infestación al momento que se les diagnostica.

El tratamiento se puede iniciar con productos que se venden en la farmacia. Hay que tener cuidado de aplicar la sustancia en el pelo seco generalmente por 10 minutos y después aplicar shampoo normal y enjuagar el pelo. Se debe de peinar después con el peine fino. Repetir la aplicación del tratamiento en 7-10 días ante la posibilidad de que las liendres hayan eclosionado.

Enseguida mencionamos algunas medidas para lograr la erradicación de esta plaga:

  • Revise a todos los miembros de la familia y trate solamente a los que se les ven piojos y liendres.
  • Lave la ropa de cama y ropa que ha estado en contacto con la persona infestada en los dos últimos días. Use agua caliente y el ciclo de caliente en la secadora.
  • Los objetos no lavables como pudieran ser los animales de peluche se deben de colocar en bolsas de plástico por dos semanas y abrirlos posteriormente fuera de la casa.
  • Desinfecte los peines y cepillos en agua caliente o alcohol. Déjelos sumergidos por mas de cinco minutos en agua muy caliente (más de 55C).
  • Aspire piso y muebles, especialmente sofás y áreas utilizadas por los niños. Ponga en la basura inmediatamente la bolsa de la aspiradora.
  • Si después de dos aplicaciones de medicamento hay persistencia, acuda con el pediatra.
Categorías
Mitos y realidades

Mi hijo tiene caída la mollera

La siguiente pregunta sería ¿le hago caso a la vecina y lo llevo a que se la levanten?

La fontanela anterior, comúnmente conocida como mollera, es un “hoyito” que tienen los bebés en la parte superior de la cabeza en forma de rombo y al tacto da la sensación de que está blandita. Está formada por la falta de unión transitoria de los huesos parietales y frontal, y está cubierta por membranas. A final de cuentas lo que tocamos es las membranas con líquido por debajo que recubren el cerebro.

Cuando un niño tiene vómito y diarrea puede perder líquidos y deshidratarse, es por eso que la “mollera” se puede “caer”. El procedimiento para levantar la mollera es tomar al niño de los pies y colgarlo con la cabeza hacia abajo, darle unas palmadas en las plantas de los pies y con el dedo pulgar empujar el paladar y para que con estas acciones se levante la mollera.

Este procedimiento puede ser peligroso

por la fuerza e intensidad con la que se maneja el bebé y por la higiene de la persona al introducir el pulgar en la boca. Además, no suena lógico que si lo que hace falta es líquido con golpes los vayamos a proporcionar. Lo que si suena lógico es que le demos suero oral al bebé para que se rehidrate. Usted decide.


Citas¿Necesitas consulta? Programa una cita con el Dr. Aragón:

Categorías
Enfermedades

La fiebre

La presencia de fiebre es una de las razones más frecuentes para acudir con el doctor.

Se considera fiebre cuando la temperatura sube más de 38C rectal y 37.5C axilar.

La gran mayoría de las veces la fiebre es el resultado de una infección ya sea por virus o bacterias. El cuerpo responde a esta infección produciendo una sustancia (Prostaglandinas) la cual le manda señales al termostato corporal localizado en el cerebro para que suba la temperatura lográndolo a través de aumentar la frecuencia cardiaca (10-15 latidos por cada grado C) y la frecuencia respiratoria y haciendo una vasoconstricción periférica, por eso el niño se ve agitado y con las manos y pies fríos.

En la práctica no nos debemos pelear con la fiebre. Hay niños que con fiebre alta no se sienten mal y no necesariamente tenemos que llevarlos a la temperatura normal (niño dormido o jugando). Por el contrario hay niños que con poca fiebre se sienten incómodos y a ellos sí se les debe de dar medicamento independientemente de cuanto marca el termómetro.

Los medicamentos para la fiebre son como una mano que mueve el termostato corporal hacia abajo. Así el cuerpo responde disipando el calor por evaporación (sudó la fiebre) y vasodilatación(se puso rojo). Los más usados actualmente son Acetaminofén (Tempra ,Tylenol, etc.) e Ibuprofeno (Motrin, Advil,etc). El baño es útil siempre y cuando se use medicamento primero. El agua debe ser tibia y si el niño presenta escalofríos hay que aumentar la temperatura de la misma. Los enemas con agua helada y las frotaciones con alcohol están contraindicadas.

Debemos de enseñar a los Padres que la fiebre es la traducción de algún proceso que está pasando en el cuerpo no es una enfermedad. Se debe buscar ayuda en términos generales cuando: el recién nacido presenta fiebre, la fiebre está por arriba de 40C o si el niño ha convulsionado, está muy decaído, inconsolable, en general si se ve muy enfermo. También se debe de tener cuidado de no arropar de más a los niños.

Como último siempre nos debemos asegurar que la dosis del medicamento que se está dando sea la correcta.

Citas¿Necesitas consulta? Programa una cita con el Dr. Aragón: