Categorías
Niño sano

Los “padres helicóptero”

¿Han oído hablar de los padres helicóptero? El término ha sido usado para identificar a aquellos padres que sobreprotegen a sus hijos y que intervienen en exceso en la vida de ellos.

Se llama así porque revolotean como helicópteros por encima de ellos, lo necesiten o no. Los padres tratan de resolver sus problemas, y los mantienen fuera del peligro para evitar que sean perjudicados. De niños los protegen al grado de hacerles las tareas de la escuela, y de grandes los acompañan incluso a las entrevistas cuando éstos buscan un empleo.

Sin embargo, los estilos de esta protección son muy variados:

1) El estilo autoritario es aquel que desarrollan con alto nivel de control, con poca comunicación y exigiendo madurez. Se pretende usar la autoridad con medidas disciplinarias y normas de conducta muy rígidas.

2) Por el contrario, el estilo democrático tiene niveles altos de comunicación y afecto; evitan el castigo pero plantean exigencias e independencia. Cuando se establecen normas se explican las razones, se escuchan las ideas y se llegan a negociar los acuerdos.

3) El estilo permisivo se inclina al afecto y el dejar hacer. Se aceptan las conductas del niño y hay pocos castigos. Se utiliza el razonamiento y no se ejerce poder sobre el niño.

4) El estilo indiferente es aquel que no tiene normas de conducta, hay poca comunicación y mínimo control. Los padres actúan bajo el principio de no tener problemas o minimizar aquellos que se presentan.

Combinar los estilos para lograr el mejor desarrollo del niño representan la conducta ideal. Basados en la frase latina “in medium est virtus”, el padre dejará de ser helicóptero y tendrá función de vigilante y orientador en las diferentes etapas de la vida del niño. Le enseñará a caminar, a comunicarse, a relacionarse con los demás, a compartir pertenencias y disfrutar sus experiencias. Estará vigilante de sus tareas y limitará los permisos y amistades que le puedan perjudicar. Asimismo fomentará la unión familiar, la generosidad y el compañerismo.

En la etapa de adolescencia será suficientemente tolerante con los exabruptos y los orientará adecuadamente.

En una palabra, ser buen padre significa dejarlos crecer, hacerlos responsables y seguros, lo que es lo mismo,  enseñarlos a volar.

Categorías
Niño sano

La burocracia de los certificados de salud

¿Me puede dar una constancia de salud de mi bebé? Me la exigen para entrar a la Guardería?. Realmente no tiene nada, sólo me la piden como requisito. ¿Qué le cuesta dármela, Doctor?

Esta es una realidad que se vive cotidianamente en los consultorios médicos.

Si bien es cierto que los certificados de salud se han tomado como requisito burocrático, también es cierto que se llega al extremo de solicitarlo por Internet para escanearlo e imprimirlo.

Si se quisiera dar validez a un certificado médico tendría que hacerse bajo una estricta revisión médica y con apoyo del laboratorio para acercarse un poco a lo que realmente se busca con estas constancias.

Inventar una enfermedad para justificar las faltas a la escuela atenta contra la ética profesional, y certificar lesiones que inhabiliten para el trabajo tiene implicaciones legales que pudieran comprometer al médico en el ejercicio de su profesión.

Seguir leyendo en Primum non pecuniam.

Categorías
Prevención

Vacunarse vs influenza es responsabilidad de todos

 A raíz de los brotes epidémicos de infección por el virus de la influenza, en diversas partes del mundo y en nuestro país, sabemos que es una de las infecciones de vías respiratorias más frecuentes, y que incrementan su incidencia en los meses fríos con graves consecuencias, sobre todo en las edades extremas como son los niños y los ancianos.

Es usual que circulen cada año cepas diferentes del virus, los cuales pueden desencadenar un problema de salud pública con casos graves y alta mortalidad, sobre todo si estos virus infectan a diversas especies animales que, aunque sean específicas, pueden mutar y diseminarse al hombre convirtiéndose en cepas altamente virulentas.

 Seguir leyendo en Primum non pecuniam.
Categorías
Mitos y realidades Prevención

Es alérgico al huevo. ¿Se puede vacunar contra el sarampión?

Para entender este concepto debemos precisar que una alergia al huevo usualmente se presenta con hinchazón de párpados o manos, urticaria, o síntomas gastrointestinales. La mayoría de las reacciones son leves, sin manifestaciones cardiorrespiratorias. Cuando son severas pueden manifestarse con disfonía y estridor o tos, silbidos y dificultad para respirar.

Que el niño rechace comer el huevo o que no sea de su preferencia, tampoco significa necesariamente que sea alérgico al mismo.

La alergia al huevo no es tan común en la infancia su prevalencia  varía entre 1-2 %, con una edad promedio de 2.5 años. Aumenta el riesgo en historia familiar de alergia a alimentos, aunque no precisamente al huevo.

Debe preguntarse también si no ha ocurrido algún efecto adverso con otra vacuna aplicada anteriormente. Reacciones severas previas pueden predecir reacciones futuras, aunque se ven más en los constituyentes de las vacunas como gelatina o neomicina.

¿Qué hay que hacer?

Tomar en cuenta la historia familiar de alergia a alimentos. Diferenciar entre intolerancia (reacción no inmunológica) y alergia (hipersensibilidad mediada por inmunoglobulina E, en la mayoría de los casos). Explicarle a la mamá que, aún con pequeñas cantidades de huevo o productos que contengan huevo puede ocurrir la reacción, pero ésta es leve la mayoría de las veces. Puntualizar que el hacer una prueba de alergia no ayuda mucho porque puede dar resultados falsos. Si el niño ha probado alimentos que contengan huevo y son bien tolerados no puede hablarse de alergia.

Debe explicarse que la rubéola, el sarampión y las paperas son enfermedades, la mayoría de las veces leves, pero ponen al niño en riesgo de complicaciones severas, sobre todo el sarampión.

Hacer ver que el riesgo de reacción por aplicar la vacuna es muy bajo aún cuando se tenga fuertemente la sospecha de alergia al huevo, y esto lo avala The British Society for Allergy and Clinical Immunology and the National Institute of Allergy and Infectious Diseases .

La única contraindicación para no poner la vacuna sería en un niño severamente inmunocomprometido. Y sólo cuando haya antecedente de reacciones severas en vacunas anteriores debería aplicarse en hospital bajo vigilancia.

Para leer más…

www.nhs.uk/Conditions/MMR/Pages/Introduction.aspx
Rolfe A. Shelkh A. Measles, mumps, and rubella vaccination in a child with suspected egg allergy. BMJ 2011; 343:d4536

 

 

Categorías
Niño sano Noticias

¿Hacen daño los iPods?

Un estudio reciente, publicado en la revista JAMA (Journal of  the American Medical Association), alerta que 1 de cada 5 adolescentes en Estados Unidos presenta signos de pérdida de la audición.

La afirmación se basó en dos encuestas realizadas en diferentes tiempos: la primera a 2,928 participantes y la segunda con 1,771 adolescentes de 12 a 19 años. En la primera, de los años 90´s, se encontró un déficit del 15%, mientras que en la segunda, 2005-2006, se incrementó a un 19%.

Sin precisar el tipo de aparatos electrónicos usados, sólo la exposición a altos ruidos por 5 o más horas a la semana, evidenció un incremento que debería poner focos rojos al panorama de salud en estas edades.

Se sabe que una pérdida de la audición lleva consigo limitaciones en el lenguaje y la comprensión así como en el desempeño escolar y el desarrollo tanto social como emocional.

En Europa ya se han instalado medidas  para reglamentar la manufactura de “music players” con bajos niveles de sonido lo cual debería generalizarse hacia otros países.

Mientras esto suceda deberá vigilarse estrechamente el uso de aparatos de sonido en niños y adolescentes y hacerles ver los riesgos que implica a largo plazo en su desarrollo.

Para leer más

Shargorodsky, J. Journal of the American Medical Association, Aug. 18, 2010; vol 301: pp 772-778.

Escrito por Dr. Víctor M. Pérez Pico. 24 agosto, 2010.

Categorías
Mitos y realidades

Mitos sobre la vacuna H1N1

¿Es segura la vacuna al haberse fabricado de manera tan rápida? La tecnología para producirla es la misma que se ha usado para producir la vacuna de influenza estacional desde hace 60 años, con un record excelente de seguridad, por lo que la hace completamente inocua y de gran efectividad.

¿Se ha probado en humanos? Ya ha sido probada en miles de voluntarios en Australia y Gran Bretaña, con buena respuesta inmunológica y con mínimos efectos colaterales.

¿Hay gente que no deba ponerse la vacuna?

Categorías
Enfermedades

La bronquiolitis

Es una infección provocada por virus, la mayoría de las veces, y que afecta principalmente a los bronquiolos, estructuras delgadas que continúan el trayecto de los bronquios hacia el interior de los pulmones.

El virus que más frecuentemente causa esta enfermedad es el virus sincitial respiratorio (VSR), extremadamente contagioso y que se transmite de un individuo a otro directamente a través de las gotas de saliva expulsadas por la tos o indirectamente por manos u objetos contaminados en los que puede sobrevivir varias horas.

Se presenta con mayor frecuencia en los menores de un año y tiene un comportamiento estacional, sobre todo en invierno.

Un lactante que inicia con signos gripales (lagrimeo, mucosidad, tos), seguido de un cuadro de dificultad respiratoria de progresión rápida puede hacernos pensar en esta enfermedad. Cuanto más pequeño el niño más posibilidades de presentar la forma grave, por lo que se recomienda siempre la valoración del Pediatra.

Es posible que con el manejo de las flemas y la instilación de suero fisiológico en la nariz pueda ser suficiente para que el niño mejore, sin embargo, hay ocasiones en que la dificultad respiratoria se vuelve severa y puede requerir oxígeno e incluso hospitalización para vigilancia estrecha.

Los lactantes con mayor riesgo son: los menores de 3 meses, los que hayan sido prematuros, los que tengan una malformación cardiaca o pulmonar, los que padecen de bajas defensas y el tabaquismo, sobre todo de la madre, pueden desencadenar las formas más graves.

Siendo una enfermedad predominantemente viral y el no disponer de vacuna específica nos obliga a extremar precauciones, sobre todo en los brotes epidémicos de invierno. El lavados de manos antes de tocar al niño, el no besarlo en la cara, el no frecuentar lugares con mucha gente, el mantener aireado su cuarto, el no fumar en su presencia y mantener la nariz destapada todo el tiempo son las mejores acciones preventivas para esta enfermedad tan frecuente en los lactantes.

Para mayor información consulte siempre a su Pediatra.