Categorías
Nutrición

Un buen desayuno

Yo creo que a todos nosotros nos han dicho nuestras mamás o abuelitas, o nosotros también lo hemos predicado: “el desayuno es la comida más importante del día”.

Este dicho, casi siempre se centra en tratar de nutrir más a los niños, para que tengan energías y aprovechen todas sus actividades diarias. Las abuelitas pueden apoyarnos pensando que así no estarán “flaquitos” los niños.

Todo esto, lo cual es conocimiento del pueblo en general, está siendo demostrado ya científicamente. Y con ello, otra propiedad que se le está atribuyendo a un buen desayuno es la de ¡disminuir la obesidad!

Recientemente se publicó, por parte de médicos de la Universidad de Minnesota, un estudio en el cual se dio seguimiento a más de 2000 adolescentes. Se les interrogó acerca de sus hábitos alimenticios, de sus actividades físicas, de sus costumbres según su ascendencia, etc.

Se dividió a los estudiados en 2 grupos: jóvenes que desayunaban todos los días y jóvenes que se saltaban el desayuno. Al analizar los resultados después de un seguimiento de 5 años, se dieron cuenta que los adolescentes que desayunaban bien todos los días tenían menor índice de masa corporal (una medición que refleja el grado de sobrepeso u obesidad), además de tener mejores hábitos alimenticios el resto del día, y mayor frecuencia de ejercicio.

Los hallazgos son interesantes pues podríamos pensar que si se evita desayunar, evitamos calorías y con ello debería haber menos sobrepeso. Los resultados indican lo contrario, y tal vez reflejen que el que desayuna todos los días lleva una nutrición más adecuada.

Conclusión, nuestras abuelitas tienen razón, el desayuno sí es una comida muy importante.

Categorías
Nutrición

La magia del horno de microondas

El horno de microondas le puede ayudar a cocinar de una manera sana. Las verduras y vegetales cocidos en el microondas conservan su contenido nutritivo por una razón: los nutrientes no se disuelven en agua hirviente. Otra razón es la brevedad del tiempo de cocción. Los platos de carnes, incluyendo de ave y pescado, se pueden cocinar o recalentar añadiendo poca o ninguna grasa.

El horno de microondas también le puede ayudar a cocinar con más rapidez y facilidad. Sin embargo también puede convertirse en un peligro, especialmente cuando los niños lo utilizan para cocinar. La lesión más común causada por el horno de microondas es una QUEMADURA.

Los niños se pueden quemar cuando:

  • Sacan los platos del horno
  • Derraman comidas calientes
  • Abren las bolsas de palomitas de maiz y otros paquetes / bolsas para microondas
  • Comen alimentos que no han sido cocidos con uniformidad o que tienen algunas partes más calientes que otras.

Por lo tanto, cuidemos los siguientes puntos:

  • Asegúrese de tener un cojín agarrador o guantes especiales para los utensilios usados en el microondas
  • Mantenga el horno fuera del alcance de los niños pequeños
  • Enseñe a los niños mayores cómo abrir los recipientes sin que el vapor les queme la cara o las manos
  • Enséñele al niño cómo revolver bien la comida antes de probarla, o a dejarla reposar hasta que el calor se haya distribuido uniformemente.

Una regla sensata para usar el horno de microondas es: Si los niños son demasiado pequeños para leer o seguir las instrucciones, entonces también son demasiado pequeños para utilizar el horno de microondas sin supervisión.

Fuente: Academia Americana de Pediatría

Categorías
Nutrición

Tips para prevenir la obesidad

Sabemos que los dos pilares fundamentales en el tratamiento de obesidad infantil es el ejercicio físico y el balance nutricional a base de una dieta adecuada en cantidad y calidad. Además, sabemos que nuestros hijos hacen lo que nosotros hacemos, no lo que les decimos.

En nuestra consulta diaria, vemos que es difícil hacer que nuestros hijos hagan lo que creemos correcto si nosotros no practicamos lo que les estamos sugiriendo.

¿Por qué no empezar nosotros mismos a hacer ejercicio al menos 3 a 4 veces por semana y además llevar una dieta bien equilibrada en cantidad y calidad desde ahora? Si nosotros inculcamos esto a nuestros hijos desde sus primeros años de vida, no se les hará difícil adquirir estos buenos hábitos en su forma de vida. Desde que inicia la marcha, podemos llevarlo a caminar diariamente, a jugar al parque más cercano y seguro a nuestra casa, a pasear en triciclo, bicicleta o patines lo más frecuente posible para que se forme un hábito. Cuando están más grandes es recomendable meterlos en las diferentes actividades deportivas hasta que ellos se sientan atraidos por una o dos de ellas en especial y se dediquen a esa actividad con pasión, aunque sea una muy diferente a la que nosotros practicamos.

Además de ser esto muy sano, nuestros hijos van a convivir con otros niños (adolescentes) que también practican deportes y su círculo de amistades serán más positivos no sólo en lo físico sino en sus actividades extraescolares, que cuando tenemos hijos adolescentes, se vuelve esto muy importante.

Hagamos conciencia desde ahora y empecemos a mejorar nuestros hábitos desde hoy, no para cuando nuestros hijos crezcan y “entiendan” lo que les queremos decir y tendremos hijos más sanos.

Categorías
Nutrición

Engordando a nuestros hijos

Ayer vi de nuevo la película Súper Engórdame. Es un documental que critica las cadenas de comida rápida y el efecto de estos alimentos en la epidemia de obesidad que tiene EEUU. El director y protagonista se embarca en una misión de desayunar, comer y cenar en McDonalds, y ya se imaginarán qué le pasa a su peso y su salud. Si bien es cierto que el experimento que realiza puede estar sesgado, y pueden mostrarnos sólo los datos que ellos quieren para magnificar el drama, el documental da información muy interesante de los efectos nutricionales de las comidas rápidas. Más allá, explica cómo los distribuidores de alimentos influyen en qué comen los niños en las escuelas y cómo la mercadotecnia hace que nuestros hijos sean presas de sus productos desde muy temprana edad.

En México aún no existe una epidemia de obesidad tal como la que se ve en EEUU. Pero mientras algunos Estados siguen teniendo altos índices de desnutrición, en otros la incidencia de sobrepeso aumenta cada vez más. Como en otras situaciones, estamos imitando el mal ejemplo de nuestros vecinos del Norte, cayendo en las mismas trampas publicitarias. La influencia de las grandes compañías de comida rápida se ve por doquier: en televisión, en espectaculares, en juguetes, en escuelas…

Debemos mantenernos alertas en todo lo que consumimos nosotros como padres, para dar un buen ejemplo a seguir. Apóyate en tu pediatra para obtener consejos sobre la nutrición de tus hijos. El control del niño sano juega un papel fundamental para vigilar el crecimiento y desarrollo de un niño. Durante este seguimiento, el pediatra puede revisar el índice de masa corporal y los hábitos alimenticios tanto del niño como de la familia.