Categorías
Enfermedades Noticias

Entendiendo a la influenza H1N1

A medida que pasan los días vamos recabando más información sobre el virus de la influenza A(H1N1), antes influenza porcina. Estos son algunos puntos de interés de la situación actual:

El número de casos ha aumentado. Nos referimos al número de casos confirmados. Esto puede malinterpretarse muy fácilmente. Los nuevos casos confirmados tal vez no representen nuevos contagios, sino personas que eran probables o sospechosas y que finalmente se confirmó su diagnóstico. Las estadísticas que salen a la luz en la prensa pueden confundir y se debe de tener cuidado al interpretarlas. El Dr. Carlos Cuello, director del Centro de Medicina Basada en Evidencia del Tec de Monterrey hace un análisis interesante al respecto. Los casos confirmados en México hasta el día de hoy son 397, según la Organización mundial de la Salud.

Alerta epidemiológica 5 indica una pandemia inminente. Esto no significa que debamos de asustarnos. Estas alertas se refieren al potencial de contagio más que a la mortalidad. Las medidas preventivas que se están tomando pueden parecer exageradas, pero el problema es que la población mundial no ha tenido contacto con el virus de la influenza A(H1N1) al ser una mutación nueva. Esto hace que su propagación pudiera ser más fácil. De ninguna manera se espera que aún volviéndose una pandemia, el virus tenga la letalidad que tuvo la influenza española de 1918. Tenemos más de 90 años de adelantos científicos de nuestro lado.

La mayoría de los casos son leves. En México ha habido 16 muertes confirmadas debido a esta enfermedad. Existen más de 100 fallecimientos que están siendo estudiados para saber si realmente se deben al virus. Aún así, la mortalidad de este virus a nivel mundial ha sido muy similar a la de la influenza estacional. No sabemos si en México en realidad hay una mayor severidad o si hay más casos leves de los reportados. A final de cuentas, debemos tener en mente que es una enfermedad que se puede diagnosticar y que tiene tratamiento.

Categorías
Enfermedades

Falsas percepciones acerca de los cubrebocas

En toda la ciudad, probablemente en todo el país, se ve a la gente caminando por las calles con su cubrebocas puesto. Al ir rumbo al trabajo hoy ví a un joven caminando en un lote baldío, un trabajador en la azotea de una casa, un hombre en bicicleta, una señora barriendo su cochera… Todos ellos tenían cubrebocas. Todos ellos estaban solos. Tal vez había más de 100 o 200 metros de distancia entre ellos y la persona más cercana.

La pregunta obligada sería si estas mascarillas brindan alguna protección para evitar contagiarse de la temida influenza porcina. O si estas medidas realmente previenen el desarrollo de una pandemia. La realidad es que existe muy poca evidencia científica acerca de la eficacia del uso de cubrebocas en esas condiciones. La mayoría de los estudios realizados con este fin han sido observacionales y muchos de ellos se han hecho “al vapor” en otras epidemias, o en ambientes hospitalarios muy específicos.

Entonces, ¿por qué se recomiendan los cubrebocas? Existen varias razones: los pocos y limitados estudios que hay sí muestran algo de beneficio (en especial con los respiradores N95); es una medida fácil de implementar, y es barata.

Debemos tener cuidado con lo que nos dicen o lo que leemos en internet de fuentes no confiables. Algunos están cuestionando el uso de los cubrebocas diciendo que el virus es de mucho menor tamaño que los poros de estas mascarillas. Hay que tener en mente que el virus no “vuela ni viaja solo”. El virus de la influenza se expide en acúmulos junto con partículas de saliva o de moco. El cubrebocas sí confiere filtración, pero su efectividad va disminuyendo a medida que se usa y se humedece.

Ahora, tenemos que tener muy en cuenta que el cubrebocas no es la panacea. El problema es que el cubrebocas puede generar una falsa impresión de seguridad en las personas que lo usan. Hay personas que se lo quitan para estornudar o toser. Y otras se olvidan de otras medidas de prevención que sí han mostrado ser efectivas como el lavado de manos.

Más triste es que algunos están aprovechándose de la situación. Al no haber cubrebocas disponibles ni en farmacias, ni en supermercados, ni en hospitales, la gente que compró en exceso, sin ningún sentido de moral, empatía o ética, los está vendiendo al doble, triple o más de su valor.

Hay otro problema que ha generado la paranoia y la compra masiva de cubrebocas. ¿Qué pasará si el virus se sigue expandiendo y siguen aumentando los casos en el país? Los que realmente necesitan estos métodos físicos de protección son los pacientes infectados, el personal que los atiende (médicos, enfemeras, etc.) y las personas que viven con ellos. ¿Y si no hay disponibles?

Moraleja: el cubrebocas es sólo una medida más de prevención para la transmisión de infecciones respiratorias que podría brindar protección en  entornos seleccionados, como hospitales, y en situaciones determinadas, como cuando ya existen casos confirmados o muy sospechosos. Se deben de tomar en cuenta sus limitaciones, y no olvidar otras medidas de prevención igual o tal vez más importantes como el lavado de manos.

Categorías
Noticias

Puntos claves acerca de la influenza porcina

A medida que han aumentado los casos de influenza porcina, crece la preocupación de una potencial pandemia. Lo mejor que podemos hacer es mantener la calma, estar bien informados, y tomar medidas de prevención.

A continuación les compartimos puntos claves acerca de la influenza porcina obtenidos del Centro para el Control de Enfermedades (CDC):

¿Qué es la influenza porcina?

La influenza porcina es una enfermedad respiratoria de los cerdos, causada por la influenza tipo A, que provoca con frecuencia brotes de influenza entre estos animales. Aunque, por lo general, los virus de la influenza porcina no infectan a los humanos, se han presentado en algunas ocasiones casos de infecciones en personas. Los casos en humanos se presentan con mayor frecuencia en personas que están en contacto directo con cerdos. 

¿Cómo se propaga la influenza porcina?

Los virus de la influenza se pueden transmitir directamente de los cerdos a las personas y de las personas a los cerdos. Las infecciones en humanos por los virus de la influenza de los cerdos tienen más probabilidad de presentarse en las personas que están en contacto cercano con cerdos infectados, como los que trabajan en criaderos de cerdos y los que participan en ferias de exhibiciones de animales de cría. La transmisión de la influenza porcina entre humanos se cree que se transmite de la misma manera que la influenza estacional, principalmente de persona a persona cuando una persona con influenza tose o estornuda. Algunas veces, las personas pueden contagiarse al tocar algo que tiene el virus de la influenza y luego llevarse las manos a la boca o la nariz.

¿Cuáles son los síntomas de la influenza porcina?

Los síntomas de la influenza porcina en las personas son similares a los de la influenza estacional común, y entre estos se incluyen fiebre, letargo, falta de apetito y tos. Algunas personas con influenza porcina han reportado también secreciones nasales, dolor de garganta, náuseas, vómitos y diarrea.

¿Cómo se diagnostican las infecciones por influenza porcina en humanos?

Para diagnosticar una infección de influenza porcina del tipo A, se debe recoger una muestra obtenida del aparato respiratorio entre los primeros 4 a 5 días de infección (cuando una persona infectada tiene más probabilidad de estar contagiando el virus). Sin embargo, algunas personas, especialmente los niños, pueden diseminar el virus durante 10 días o más. Para la identificación y confirmación del virus de la influenza porcina del tipo A es necesario enviar la muestra a los CDC para que se realicen pruebas de laboratorios.

¿Existen medicamentos para el tratamiento de las personas con infecciones por influenza porcina?

Sí. Los CDC recomiendan el uso de oseltamivir y zanamivir para el tratamiento o la prevención de la infección por los virus de la influenza porcina.

¿La vacuna actual contra la influenza protege contra la influenza porcina tipo H1N1?

La vacuna contra la influenza estacional protege a las personas contra tres cepas de los virus de la influenza: un virus A (H3N2), un virus A (H1N1) y un virus B. Es poco probable que la vacuna contra la influenza estacional proporcione protección contra los virus H1N1 de la influenza porcina.

¿El virus de la influenza porcina H1N1 es igual a los virus H1N1 de la influenza en los seres humanos?

No. El virus H1N1 de la influenza porcina es muy diferente a los virus H1N1 de los humanos y H1N1 de la influenza aviar. Los anticuerpos de los virus H1N1 de la influenza aviar, porcina y humana proporcionan poca protección, si es que lo hacen, contra el virus H1N1 de cada una de las otras especies.

¿Con qué frecuencia las personas se contagian con la influenza porcina tipo H1N1?

Aunque, por lo general, los virus de la influenza porcina no infectan a las personas, se han presentado casos esporádicos de infecciones en seres humanos. En los Estados Unidos, en el pasado, los CDC recibían notificaciones de un caso de infección por el virus de la influenza porcina en seres humanos cada uno o dos años aproximadamente; sin embargo, desde diciembre del 2005, se han reportado 14 casos de
infecciones de la influenza porcina en personas.

¿Con anterioridad se han presentado casos de contagio del virus de la influenza porcina de persona a persona?

Sí. Ha habido algunos casos documentados de personas que han contagiado el virus de la influenza porcina a otras personas. Por ejemplo, en Wisconsin en 1988, un supuesto brote de infecciones por influenza porcina en cerdos, causó múltiples infecciones en seres humanos y aunque no se estableció un brote en la comunidad, se identificaron anticuerpos que comprobaron la transmisión del virus de un paciente a personal de atención médica. (Wells D, JAMA 1991).

¿Qué se hace para detectar otros casos de infecciones en personas por el virus H1N1 de la influenza porcina una vez que se ha detectado un caso?

Se realizan investigaciones epidemiológicas para detectar otros casos de infección por influenza porcina en humanos, entre las que se incluye el rastreo de contactos que tuvieron ambos pacientes. También se incrementa la implementación de medidas de vigilancia para detectar las infecciones de los virus de la influenza porcina en las personas.

Categorías
Noticias

La influenza porcina

La noticia acerca de los casos de influenza porcina que han sido reportados en la ciudad de México ha dado la vuelta al mundo. Hasta este momento, se estima que alrededor de casi 1000 personas han sido afectadas por el virus, y 60 han fallecido. También en el sur de Estados Unidos se han reportado casos y al parecer se trata de un nuevo tipo de virus de influenza porcina.

La influenza porcina es una enfermedad respiratoria de los cerdos, causada por un virus de la influenza tipo A, que por lo general no afecta humanos. Cuando afecta humanos, casi siempre son personas que tienen mucho contacto con dicho ganado. Pocas veces se transmite de humano a humano. Sin embargo, el virus de la influenza tiene una gran capacidad para modificarse. Cuando hay cambios menores en su estructura se producen brotes epidémicos temporales, como los que ocurren año con año en casi todo el mundo. Cuando hay cambios mayores en su estructura es cuando se producen las grandes epidemias. Ahora, el hecho de que se estén incrementando los casos no quiere decir que se avecina una pandemia. Aún es temprano, se sigue investigando, y se están tomando las medidas de prevención necesarias.

¿Qué puedo hacer?

Una de las maneras para prevenir la enfermedad puede ser la vacunación. Sin embargo, como mencionábamos, el virus cambia mucho, y es por eso que todos los años se modifica la vacuna, tratando de pronosticar al virus que afectará la siguiente temporada. El virus porcino es del tipo A, H1N1. La vacuna contiene 3 tipos de virus: uno tipo A (H3N2), uno tipo A (H1N1), y uno tipo B. Si el virus que está afectando en este momento a la población “se parece” al virus para el cual fue fabricado la vacuna, entonces habrá protección.

  • Las demás precauciones que se pueden tener son:
  • Cubrirse la nariz y boca al toser o estornudar y tirar el pañuelo después de usarlo.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, sobre todo después de toser y estornudar. También puede usar productos con alcohol para limpiar las manos.
  • Tratar de evitar el contacto con personas enfermas. Y si usted está enfermo, quedarse en casa y limitar el contacto con otras personas para no infectarlas.
  • Tratar de no estarse tocando sus ojos, nariz o boca, que así es como se transmiten de manera más frecuente estos gérmenes.

Por lo pronto, lo mejor es mantenerse informado y optimista de que estos serán sólo casos aislados y tener siempre en mente que lo mejor es la prevención.

Categorías
Enfermedades

¿Es una gripe o un resfriado?

En forma cotidiana, tendemos a llamar gripe o resfriado común, al proceso respiratorio de vias respiratorias altas que cursa con escurrimiento nasal, estornudos y algo de malestar general.

En forma estricta la gripe es sinónimo de Influenza y el resfriado común es un proceso muy parecido a la gripe pero más leve. Tanto la gripe como el resfriado común son causados por virus y presentan síntomas similares, pero también tienen sus diferencias. Un niño que tiene resfriado común por lo general tiene menos fiebre y una tos leve. Un niño que tiene gripe normalmente se siente muy mal, tiene dolores musculares y está muy abatido. Además la gripe tiende a atacar mucho más rápidamente que un resfriado. El malestar estomacal y los vómitos se presentan más en caso de una gripe que de un resfriado. Los niños resfriados por lo común tienen suficiente energía para jugar y seguir su rutina diaria. La gripe, por el contrario, mantiene en cama al niño en cama por varios días.

MEDIDAS PREVENTIVAS PARA EVITAR EL CONTAGIO (Academia Americana de Pediatría) Una buena higiene es el mejor modo de impedir que la gripe se contagie a otros miembros de la familia. Si alguien de la familia tiene gripe, las siguientes precauciones ayudarán a prevenir el contagio:

  • Enseñe a su hijo que cuando vaya a toser o estornudar, se tape la boca y nariz con un pañuelo de papel o con la manga pero no con las manos. Si ya tiene suficiente edad, enséñele a sonarse adecuadamente.
  • Use pañuelos de papel para limpiarle la nariz y para que se tape la boca al estornudar. Échelos a la basura apenas los use.
  • Evite besar al niño en o cerca de la boca o en la cara, pero no alvide que necesitará muchos abrazos mientas esté enfermo.
  • Cerciórese que todos se laven las manos antes y después de haber estado en contacto cercano con alguien que tiene gripe.
  • Lave los platos y cubiertos con agua caliente y jabón. También puede usar lavaplatos.
  • No permita que los niños compartan chupón, vasos, toallas o utensilios.
  • Nunca se debe usar un cepillo de dientes de otra persona.
  • Use vasos de plástico desechable en el baño o en la cocina.
  • Desinfecte su casa. Los virus pueden vivir por más de 30 minutos en los objetos con los que estuvieron en contacto como vasos, juguetes, manijas de puertas, etc. Utilice un desinfectante, agua caliente y jabón para mantener limpias esas áreas.
  • No fume cerca de su hijo. Los niños que están expuestos al humo de tabaco tosen y jadean más. Además tardan más en recuperarse.

Escrito por Dr. Roberto Zazueta Tena