Categorías
Nutrición

Plato pintado, verduras comidas

Yo creo que le vamos a cambiar el nombre a este blog. Ahora le pondremos “Cómo engañar a los niños para que coman verduras”. Ya van varias entradas con este tema. Y nos siguen saliendo novedades.

En esta ocasión, unos ingeniosos investigadores de Minnesota les pusieron fotografías de verduras en los compartimentos de las charolas escolares. De esta manera, les mandaban un mensaje “subliminal” a los niños para que en ese compartimento colocaran verduras al momento de escoger comida en la cafetería. Y lo que observaron fue que el día en el que pusieron las fotografías en los platos, los niños efectivamente se sirvieron y comieron un poco más de verduras.

Ésta parece una estrategia muy sencilla que alienta a los niños a considerar comer vegetales. Suena como una buena idea para las escuelas, campamentos o sitios donde se sirven la comida los niños como si fuera un buffet. ¿Y en la casa? mmm… ¿valdrá la pena tenerles platos con separaciones o compartimentos con fotos de los diferentes grupos alimenticios?

Categorías
Nutrición

Disfrazando verduras

Acabo de hacer un gran descubrimiento. Fue casi como una epifanía. Es algo que nadie sabe. Es secreto, pero aquí lo compartiré con todos.

¿Están listos? Aquí va: a los niños… no les gustan… las verduras.

Así es. A los niños no les gustan las verduras. De verdad. No me digan que ya lo sabían. Lo he visto en mis pacientes. Lo he visto en mis familiares. Cierto, hay por ahí uno que otro a quien sí le gustan, pero el común denominador es que no. Sobre todo después de cumplir 2 ó 3 años y que ya deciden qué comer (o al menos lo intentan).

Tanto que nos insisten que más de un cuarto de nuestra alimentación deberían ser verduras y resulta que a los niños no les gustan. Desesperante, ¿a poco no?

En el verano se publicó un estudio interesante en la revista The American Journal of Clinical Nutrition. Básicamente, dividieron a niños de 3 a 5 años en 3 grupos. Cada grupo comía una cantidad de vegetales distinta. El truco era que “disfrazaban” las verduras haciéndolas puré e incorporándolas en las salsas, las pastas o las sopas. De esta manera, podían hacer platillos con más cantidad de verduras, sin que los niños se dieran cuenta. Los investigadores observaron que los niños comían una mayor cantidad de vegetales, y a la vez consumían una menor cantidad de calorías.

De la teoría a la práctica: a mis hijos les gusta el caldo de frijoles con tortillitas doradas o totopos. ¿La sopa de verdura? mmm… digamos que no tanto. El remedio de mi esposa:

  • Una taza de sopa/caldo con verduras (calabaza, zanahoria, chayote, brócoli).
  • Dos tazas de frijol cocido.
  • Una taza de caldo de frijol.
  • Una cucharadita de Knorr suiza.
  • Media de taza de crema.

Se licúan todos los ingredientes y se dejan hervir. Salen como 5-6 porciones. Al final, nos quedamos con una crema/sopa de frijol (con verduras ocultas) a la que se le pueden agregar un poco de tortillas doradas. Mis hijos se la han seguido comiendo con singular alegría, sin saber que están comiendo más verduras.

Aprovechando que estamos en el mes del Halloween, vamos disfrazando a las verduras para que se las coman los pequeños.

Categorías
Noticias Nutrición

Hazle caso a mamá, come tus verduras

La noticia del día de ayer, publicada en el BMJ y en la BBC, es algo… que nuestras mamás siempre insistieron: “come tus frutas y verduras para que crezcas fuerte y sano”.

Patrice Carter y colaboradores analizaron si comer vegetales podría reducir el riesgo de padecer diabetes mellitus tipo 2. Analizaron toda la literatura publicada a nivel mundial, encontraron 6 artículos al respecto, y concluyeron que los vegetales verdes, reducen el riesgo de diabetes en un 14%. Los vegetales verdes en hojas como las espinacas, el brócoli y la coliflor parecen ser los más benéficos.

Así que, como siempre, nuestras mamás tienen razón… y también la tiene Popeye.

Escribo por Dr. Giordano Pérez Gaxiola. 20 agosto 2010.