Categorías
Niño sano

¿Por qué celebramos Halloween?

Todos sabemos que «Halloween» o «Noche de Brujas» es una fiesta que se celebra principalmente en Estados Unidos y algunos países de habla inglesa como Canadá, Irlanda y Reino Unido y el nombre se deriva de la expresión inglesa «All Hallow’s Eve (víspera del Día de todos los Santos). Si bien es cierto que estuvo siempre ligado a una celebración pagana o religiosa la realidad es que, lo queramos o no, se ha convertido en una celebración ritual que sirve de pretexto para un encuentro festivo y que se ha extendido a todos los rincones del mundo. Los fantasmas, vampiros, brujas, muertos que resucitan, almas en pena, pudieran representar escenas para provocar espanto y temor, sin embargo, en la práctica se convierten en una buena ocasión para que los niños jueguen y se diviertan con sus miedos y emociones; y, en muchos de los casos, un remedio para acabar de una vez por todas con sus pesadillas. Los niños se la pasan «de miedo».

¿Por qué a algunos niños les da miedo Halloween? No hace falta ser experto en desarrollo infantil para darse cuenta de que ver un monstruo peludo llamando a la puerta u oír a los mayores decir que los difuntos nos visitará esta noche, puede ser una verdadera pesadilla para un niño chico. Puede que un pequeño lo entienda, pero también que otro se ponga a llorar y, después de tal experiencia, se pase semanas con miedo a la hora de dormir. La verdad es que los niños no distinguen bien entre la realidad y la fantasía o las costumbres populares.

¿Cómo eliminar el miedo en la fiesta de Brujas? No obligues a tu hijo a disfrazarse de algo que le dé miedo. Si se asusta al ver máscaras de fantasmas en las tiendas no lo regañes por tener miedo, lo ayudarás si lo convences de que son de a mentiritas. Si le molesta o disgusta el disfraz ya llegará el tiempo en que lo acepte de manera espontánea. Las máscaras son incómodas, píntale mejor la cara o vístelo con un sombrero adornado. Platicar con los niños acerca de los altares de muertos y decirles que las ofrendas son una manera de honrar a nuestros seres queridos es aligerar de alguna manera los miedos a las calaveras. Vestirse de burja, diablo, momia, calaca, fantasma o telaraña ya hacer la procesión para pedir en las casas resulta para los niños pequeños exitante y muy divertido. Precauciones para pedir Halloween. La mayoría de los niños se contenta con una media hora de pedir en las casas. Que los grandes recorran todo el vecindario. Si el niño rerparte dulces en su propia casa, antes de abrir la puerta, la mamá debería cerciorarse que no sea un niño grande vestido de vampiro que pudiera asustarlo. Dadas las condiciones de inseguridad que se vive en nuestro tiempo sería más saludable para las familias organizar fiestas de disfraces, con juegos especiales para los niños y todo mundo disfrutaría de una gran fiesta, divertida y «de miedo natural».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*