Uso de microondas y cáncer infantil

En una entrada previa hablábamos de los celulares. Ahora es el turno del microondas, otro aparato moderno acusado de terribles males.

El horno de microondas calienta los alimentos mediante radiación, es cierto, pero eso no quiere decir que está transformando a la comida en algo radiactivo como le pasó al Hulk. La radiación emitida por estos hornos es no-ionizante, del mismo tipo que la emitida por los teléfonos celulares. Y así como con los teléfonos, no tenemos nada de qué preocuparnos. En ningún momento se ha demostrado que la radiación del horno de microondas produzca o acelere algún tipo de cáncer.

Éste es uno de los mitos que probablemente ya les ha llegado por correo electrónico y representa una razón más para no confiar en las cadenas de correos.

Otro mito es que destruye los nutrientes de los alimentos. La realidad es que cualquier tipo de cocción puede llegar a hacerlo. Mientras no se cocine de más la comida, no hay problema.

Tal vez el único detalle malo es que el microondas calienta los alimentos de manera muy desigual, así que hay que tener cuidado porque una parte puede parecer fría o tibia, y más adentro puede estar tan caliente como para producir quemaduras.

Si quieren seguir leyendo al respecto, les recomendamos visitar la página de Cancer Research UK, un organismo altruista con excelente y confiable información.

Escrito por Dr. Giordano Pérez Gaxiola. 12 de julio, 2010.