Categorías
Enfermedades

Cuidemos el corazón de nuestros niños. Parte I: riesgos

Las enfermedad cardiovascular (infarto al miocardio) es la principal causa de muerte en países occidentales. Es bien conocido y se ha demostrado que la hipertensión, la vida sedentaria, la obesidad y el tabaquismo son factores de riesgo para desarrollar este problema.

En el cuidado de salud del niño sano, el pediatra lleva un control del crecimiento y desarrollo en cada visita. Preguntamos siempre sobre la alimentación y los hábitos de ejercicio del niño y de la familia. Si logramos que nuestros hijos aprendan que comer y se aficionen a la práctica del deporte de su elección, estaremos previniendo la enfermedad cardiovascular temprana. Así, el pediatra se convierte en el “cardiólogo preventivo” dentro de su práctica diaria.

La Academia Americana del Corazón (AHA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) proponen las siguientes recomendaciones para la promoción de la salud cardiovascular para TODO niño y adolescente:

  • Revisar la dieta en cada visita médica.
  • Lograr el balance energético entre lo que se come y se gasta a diario para un crecimiento y desarrollo normales.
  • Mantener el peso adecuado.
  • Promover consumo de frutas, vegetales, pescado, cereales y carne magra.
  • El consumo de grasa es libre en los menores de 2 años porque es imprescindible para su crecimiento.. Después de esa edad debe limitarse la grasa saturada a menos del 10% de la ingesta calórica diaria, el colesterol en menos de 300 mg al día y evitar las grasas trans (hamburguesas, pizza, comida chatarra en general).
  • Reducir consumo de sal a menos de 6 g al día.
  • Limitar el consumo de azúcar.

Después hablaremos de cómo detectar los factores de riesgo en nuestros hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*