Tips para prevenir la obesidad

Sabemos que los dos pilares fundamentales en el tratamiento de obesidad infantil es el ejercicio físico y el balance nutricional a base de una dieta adecuada en cantidad y calidad. Además, sabemos que nuestros hijos hacen lo que nosotros hacemos, no lo que les decimos.

En nuestra consulta diaria, vemos que es difícil hacer que nuestros hijos hagan lo que creemos correcto si nosotros no practicamos lo que les estamos sugiriendo.

¿Por qué no empezar nosotros mismos a hacer ejercicio al menos 3 a 4 veces por semana y además llevar una dieta bien equilibrada en cantidad y calidad desde ahora? Si nosotros inculcamos esto a nuestros hijos desde sus primeros años de vida, no se les hará difícil adquirir estos buenos hábitos en su forma de vida. Desde que inicia la marcha, podemos llevarlo a caminar diariamente, a jugar al parque más cercano y seguro a nuestra casa, a pasear en triciclo, bicicleta o patines lo más frecuente posible para que se forme un hábito. Cuando están más grandes es recomendable meterlos en las diferentes actividades deportivas hasta que ellos se sientan atraidos por una o dos de ellas en especial y se dediquen a esa actividad con pasión, aunque sea una muy diferente a la que nosotros practicamos.

Además de ser esto muy sano, nuestros hijos van a convivir con otros niños (adolescentes) que también practican deportes y su círculo de amistades serán más positivos no sólo en lo físico sino en sus actividades extraescolares, que cuando tenemos hijos adolescentes, se vuelve esto muy importante.

Hagamos conciencia desde ahora y empecemos a mejorar nuestros hábitos desde hoy, no para cuando nuestros hijos crezcan y “entiendan” lo que les queremos decir y tendremos hijos más sanos.