Categorías
Nutrición

Cuándo dar alimentos sólidos

ablactacion

Le llamamos ABLACTACIÓN a la introducción de alimentos diferentes a la leche en un individuo; es decir: a un bebé se le alimenta solo con Leche materna (o industrializada en el caso de no ser esto posible) los primeros meses de su vida y cuando iniciamos cualquier alimento que no sea leche, ya sea fruta, verduras o jugos, a esto se le llama ablactación.

En las últimas 4 décadas ha habido cambios dramáticos en la forma de introducir alimentos diferentes a la leche. Hace 30 años, en los libros de medicina leíamos: a los 2 meses de edad, se debe iniciar con jugo de naranja para irle dando diferentes alimentos a los niños y unos años mas tarde, la recomendación fue dar los cítricos hasta después del año de edad por el desarrollo de problemas de alergia cuando se daban los cítricos en los primeros meses de la vida.

En años recientes, la recomendación de las academias (tanto mexicana como americana de pediatría) es que el huevo, pescado, cacahuate y cítricos sean introducidos hasta después del año de edad y el pescado y marisco hasta los 18 meses pero que en caso de alergias en los padres a estos alimentos, se le de hasta los 2 o 3 años de vida y que se inicien los alimentos sólidos alrededor de los 6 meses de edad.

Actualmente todo esto está cambiando. Lo que se sigue recomendando por todas las corrientes existentes, es que la alimentación al Seno Materno debe ser dada los primeros 6 meses y de ahí en adelante seguir con seno materno mas otros alimentos. El tiempo de introducción de alimentos diferentes a la leche (ablactación) que sea entre los 4 y 6 meses de edad del bebé y ya no hasta los 6 meses. Pero les comento que se están llevando a cabo estudios, con el método de investigación moderno, en donde a un grupo de niños se les da huevo, pescado y cacahuate, 2 a 3 veces a la semana, desde los 6 meses de edad, una cantidad equivalente a una cucharadita con la finalidad de que se vaya adaptando a estos alimentos (se llama efecto de TOLERANCIA) y al otro grupo de niños se le sigue con las recomendaciones de dar estos alimentos considerados “alergénicos” después del primer año de vida y los resultados de estos estudios los vamos a tener entre el 2014 y 2015. Incluso, ya hay resultados de otros estudios que apoyan esto.

Los reportes de algunos países como Israel en cuanto al fenómeno de TOLERANCIA cuando se introducen estos alimentos considerados “alergénicos” en cantidades pequeñas 2 a 3 veces a la semana desde temprana edad, indican que a los 2 y 3 años de vida, estos niños tienen menos problemas de alergias a dichos alimentos que los individuos a los que se les después de los 12 meses. Así es que estaremos muy pendientes de los resultados que arrojen estos estudios bien llevados a cabo para hacer los ajustes que sean necesarios por el bien de nuestros hijos y de nuestros pacientes.

 


Cita¿Necesitas consulta? Programa una cita con el Dr. Zazueta:

 

Categorías
Niño sano Nutrición

Beneficios de la vitamina D

sol

En los últimos años se han estado reportando estudios que demuestran el gran beneficio de la Vitamina D en la buena respuesta de nuestros anticuerpos a las infecciones. Además muchos de estos estudios han demostrado que los pacientes que tienen problemas de ALERGIAS como lo es el Asma y la Rinitis Alérgica, tienen un mejor control cuando los niveles de Vitamina D son adecuados en nuestra sangre. Igualmente se sabe que la Vitamina D juega un papel muy importante para el desarrollo de la alergia a los alimentos.
La Vitamina D siempre se ha considerado esencial para la mineralización de los huesos pero en años recientes se ha puesto mucha atención al papel de la Vitamina D y el riesgo de padecimientos metabólicos, neoplásicos (cáncer) e inmunológicos tales como la diabetes, esclerosis múltiple y enfermedades alérgicas. Recientemente se ha descubierto también que la Vitamina D parece cumplir también funciones antienvejecimiento.

En general, sólo el 10% de la Vitamina D es ingerida a través de los alimentos y el 90% a base de síntesis de la vitamina por medio de la exposición de nuestra piel a los rayos solares.

Mucho se ha hablado de los problemas que ocasiona la exposición solar prolongada en nuestra piel pero es recomendable que al menos 15-20 minutos diarios, tengamos exposición solar. Si vamos a estar con nuestros hijos en lugares donde se expone al sol directamente, ciertamente es importante aplicar un bloqueador solar en el caso de que vayan a estar expuestos mas del tiempo recomendable, para evitar daños en nuestra piel.

Los alimentos ricos en Vitamina D son :
1. Salmón. Este es uno de los alimentos con más cantidad de Vitamina D
2. Leche y leche de soya
3. Atún. El atún en aceite es otro de los alimentos ricos en Vitamina D
4. Yogurt. Estos tienen alrededor de 80 UI por cada 100 gr.
5. Cereales fortificados con Vitamina D (hay que checar la etiqueta de los mismos)
6. Huevo (yema)
7. Manteca, mantequilla y margarina

Asi es que, vamos a aprovechar estas vacaciones de verano para sintetizar la Vitamina D suficiente para tener a nuestro organismo en condiciones óptimas recordando no exponer demasiado al sol a nuestros hijos. Expongamos de 15 a 20 minutos al dia a nuestros hijos y nosotros mismos en horas prudentes (cuando recién sale el sol o cuando se está ocultando) y comamos al menos 5 porciones de frutas y verduras al día.

¡Felices vacaciones!

 


Cita¿Necesitas consulta? Programa una cita con el Dr. Zazueta:

 

Categorías
Niño sano

Inicio saludable del nuevo ciclo escolar

Una manera de aprovechar el tiempo en estas vacaciones es hacer los chequeos generales de nuestros hijos en esta época del año pues cuando están en clases tienen actividades académicas por la mañana y actividades extra-escolares y deportivas por la tarde además de sus tareas.

La visita al oftalmólogo y dentista son necesarias al menos una vez al año y siempre implica dedicar un tiempo determinado que se hace apresurado cuando nuestros hijos ya están en clases por lo que sería muy útil hacerlo cuando están de vacaciones. En el caso del dentista generalmente son necesarias varias citas y se puede avanzar mucho en ésta época del año.

La visita oftalmológica también es deseable una vez al año y sobretodo si nuestros hijos tienen algún problema visual.
Si nunca se ha hecho un chequeo ortopédico bien se puede aprovechar este tiempo para hacerlo y aquellos niños que tienen algún problema en tratamiento, pueden llevar su seguimiento en forma puntual.

El chequeo Pediátrico general sirve para hacer una revisión del estado general, poner al corriente sus vacunas y de esta manera prevenir enfermedades en su siguiente ciclo escolar. En caso de tener algún problema con el peso del paciente, se puede hacer un plan para en este tiempo dedicarle lo necesario para corregirlo o al menos sentar las bases para ello.

En el caso de los pacientes que tienen problema neurológico como lo es el déficit de atención, se puede evaluar el resultado de los medicamentos usados y el rendimiento del ciclo escolar terminado, dejar algún tiempo sin medicamentos en los pacientes que esto sea posible y ver la respuesta que tienen sólo con la terapia ocupacional a través de actividades deportivas más intensas y de esta manera hacer un plan para el siguiente ciclo escolar.

Creo que si tomamos en cuenta estos consejos, estaremos más pendientes de la salud de nuestros hijos y más contentos de haber aprovechado el tiempo en algo que es muy importante para todos nosotros.

Escrito por Dr. Roberto Zazueta Tena, 31 de Julio de 2010

Categorías
Niño sano Prevención

Problemas comunes en las vacaciones de verano

Las vacaciones de verano son esperadas con impaciencia por la mayoría de los niños aunque no siempre es así por los padres o al menos no los 2 meses que en promedio tienen de días de descanso escolar. En el mejor de los casos nos ponemos a buscar actividades para que se entretengan y luego hacemos algún viaje que planeamos (el cual no dura ni con mucho todo este tiempo) pero en otras ocasiones, los padres tenemos que trabajar y no podemos contar con días para convivir con nuestros hijos en esta época.

En la mayoría de los cursos de verano se incluyen actividades en albercas y de aquí se desprenden algunos de los padecimientos frecuentes: dermatitis y quemaduras solares, otitis externas y conjuntivitis.

Es importante tomar precauciones para evitar estos problemas.  El uso de “pantallas” solares, conocidos como bloqueadores solares (no así los “bronceadores”) es imprescindible utilizarlos.  De preferencia aplíquelos al menos 10 minutos antes de la exposición al sol.  Existen innumerables de ellos en el mercado pero debemos escoger de al menos Factor 50 de protección cuando van a estar expuestos por mucho tiempo y en caso de ser tiempo continuo, aplicar hasta 2 o 3 veces por evento.  Al terminar el uso de la alberca hay que dar un baño en la regadera para quitar el agua clorada y evitar así algunas dermatosis (alteraciones de la piel) que se derivan de la exposición solar y agua clorada.

Para evitar o disminuir la incidencia de otitis externa, debemos mantener secos los oídos después de haber estado en la alberca:  se puede usar un pañuelo facial o los famosos “cotonetes” pero sólo para secar la región auricular y la entrada al conducto auditivo,  no para sacar cerumen del interior del conducto.  Otra manera es utilizar la secadora de pelo a cierta distancia del oído para no lastimar a los niños con el calor o el ruido.  Si con estas precauciones presenta dolor de oído el niño, acuda con su pediatra para controlar el problema.

En cuanto a la conjuntivitis hay que enseñar a nuestros hijos el uso de gogles pues el contacto de la conjuntiva con el agua clorada es irritante para la misma y al usar estos protectores oculares, la incidencia de este problema disminuye.

Si tomamos en cuenta estos pequeños consejos podremos pasar unas vacaciones de verano más placenteras.

Escrito por Dr. Roberto Zazueta Tena, 17 julio 2010.

Categorías
Niño sano

El estilo de vida saludable

Cada vez más, los pediatras nos enfrentamos con pacientes que de fondo traen ya el problema de obesidad o que su tendencia en su peso, es a la alza. No pasa un mes sin que en las principales revistas aparezcan varios artículos relacionados a este problema y/o sus consecuencias a corto o mediano plazo.

En nuestra consulta, independientemente de cuál sea el motivo de la visita, el pediatra siempre debe vigilar el peso correspondiente a la talla pues nos puede pasar desapercibido cambios sutiles hacia la obesidad.

En fechas recientes están apareciendo artículos acerca de la cirugía bariátrica (medidas quirúrgicas para controlar la obesidad) en adolescentes con obesidad extrema pues se han dado cuenta los investigadores que a estas instancias del problema, las medidas generales de cambio en la alimentación y hacer ejercicio ya no tienen impacto para revertir la obesidad.

La Academia Americana de Pediatria está favoreciendo lo que llama : Estilo de Vida Saludable para que nosotros los pediatras lo fomentemos desde nuestro campo de acción en las primeras etapas de vida de cada individuo y la regla para recordarlo es la siguiente: 5 – 2 – 1 – 0.

El 5 corresponde a 5 porciones de frutas y verduras todos los días; el 2 corresponde a no ver más de 2 horas televisión ( o computadoras, videojuegos, “pantallas” en general) pues se ha visto que ello favorece al sedentarismo; el 1 se refiere a hacer ejercicio al menos una hora diaria, los 7 dias de la semana sugiriendo que este debe ser acorde a la edad y que siempre sea algo que le guste al niño (a) y por último el 0 se refiere a cero refrescos, jugos industrializados, te de sabores y golosinas, sobre todo entre las comidas

Este estilo de vida saludable debemos los padres pregonarlo con el ejemplo y los pediatras estimular a nuestros pacientes involucrando a su familia como una medida general en contra de esta enfermedad que cada vez cobra más víctimas.

Escrito por Dr. Roberto Zazueta Tena  1 de Julio 2010

Categorías
Niño sano

Guardería: Gusto o Necesidad

Actualmente es muy frecuente ver que ambos padres trabajan fuera del hogar ya sea por necesidad de contar con dos sueldos y/o  por el desarrollo independiente y profesional de cada miembro de la pareja.  Esto lleva a la necesidad de buscar un lugar donde dejar a nuestros hijos mientras estamos trabajando y lo primero que se nos viene a la mente es una guardería. También encontramos familias donde la madre no trabaja fuera del hogar, pero que por cuestiones sociales, sale mucho durante el día y  por conveniencia del niño para que “socialice” más temprano,  para que controle esfínteres más pronto y para que su lenguaje sea más amplio a temprana edad, deciden meterlo a una guardería.

Es importante que los padres de nuestros pacientes sepan que las guarderías también tienen puntos adversos a tomar en cuenta como lo es el ser un factor predisponente a procesos infecciosos.  Es decir, vemos que los niños que asisten a una guardería, mientras más pequeños son, sobre todo menores de 1 año, tienen más infecciones de vias respiratorias y gastrointestinales comparados con aquellos niños que no acuden a las mismas.  Esta situación es quizá, la principal razón adversa de llevar a nuestros hijos a estas instituciones y ello obedece a que el sistema inmunológico  en los niños pequeños no es lo suficientemente “maduro” como el que observamos en los que ya tienen 2 años de edad.

Tratemos de diferenciar cuál es la verdadera razón para meter a nuestros hijos a una guardería y busquemos en pareja (pues los hijos son responsabilidad de ambos padres) otras opciones para el cuidado de nuestros hijos cuando no podamos hacerlo nosotros mismos como lo es que una persona nos cuide a nuestros niños en nuestra propia casa o en su defecto, en la casa de ella.  Hay personas jubiladas, hay otras que estudian preparatoria o Universidad por la tarde y disponen de la mañana para ello;   hay señoras que les gustan los niños y nunca pudieron ser madres o sus hijos ya están fuera del hogar, etc., ya que este solo hecho puede significar la diferencia de que nuestros hijos se estén enfermando con más frecuencia.

Escrito por Dr. Roberto Zazueta Tena,  el 27 de Junio 2010

Categorías
Niño sano

Los niños ante el divorcio de los padres

Es indudable que cada vez más frecuente, nos encontramos con pacientes en donde la estabilidad familiar se ve afectada por el divorcio de los padres. Nuestro papel como pediatras es tratar que mantener y fomentar la salud del individuo en crecimiento y su entorno y es precisamente esta situación de divorcio, una de las situaciones que más está afectando a nuestros niños en la actualidad.

Cuando detectamos alteraciones en la dinámica familiar, aconsejamos a los padres a acudir a terapia de pareja, pero es una realidad que los niños se ven más afectados cuando están en una familia donde los padres se están peleando frecuentemente que cuando la pareja ha decidido vivir por separado y conviven con sus hijos en forma individual pero profunda. Y muchas veces vemos que curiosamente, cuando están separados los padres, conviven más frecuente con sus hijos que cuando vivían “juntos”.

Nuestro papel como pediatras es proteger a niño del daño máximo que esta situación puede causar: En primer lugar aconsejar a los padres de que no utilicen a sus hijos como “escudo” o como “arma” para causar daño a la ex – pareja pues esto a quien más daño le produce es al propio niño. Por lo tanto, el padre y la madre deberán afirmarle con palabras y con hechos todo lo que los quieren aunque ellos hayan decidido vivir por separado. La madre debe decirle que su padre lo quiere mucho, tanto como ella lo quiere y el padre debe hacer lo mismo.

En segundo lugar, debe de decírsele a los padres que no discutan delante de sus hijos. Todas las diferencias, deben ser discutidas fuera del lugar donde se encuentran los niños pues los gritos, alegatos y sobretodo los insultos que se llegan a hacer entre sí los padres, dañan importantemente la autoestima y la seguridad de nuestros pacientes, de tal forma que se manifiesta en su conducta durante toda su vida.

En tercer lugar, aunque aparentemente no se noten alteraciones en la conducta de algunos niños o pensemos que por su edad “no se dan cuenta”, deben recibir una evaluación psicológica para que en caso de detectarse algún problema derivado de esta situación, se inicien de inmediato con las conductas para remediarlo ya que de no hacerse así, los trastornos de conducta se harán más profundos con el paso del tiempo y por lo tanto de mayores consecuencias.

Definitivamente lo ideal es que nuestros pacientes vivan dentro de una dinámica familiar en donde los padres tengan un objetivo común para sus hijos, en donde figuren tanto el papel de madre como de padre (y no uno dominante) y además donde exista una buena comunicación entre los padres y de los padres a sus hijos, dando a cada uno su papel individual tomando en cuenta su género y su lugar en la constelación familiar, esto es, saber individualizar a cada hijo tomando en cuenta si es el mayor, el menor o el del “medio”. Para esto se requiere de madurez, prudencia, paciencia y mucho amor.

Escrito por Dr. Roberto Zazueta Tena. 2 de marzo, 2010