Categorías
Mitos y realidades Nutrición

Papá, cómprame un té de jazmín

Algunas veces me han preguntado si es bueno que los niños tomen té de jazmín. En nuestra localidad existe un producto comercial muy sabroso de té de jazmín helado, incluso con una presentación dirigida a los niños. Hoy volví a encontrarme con esta duda así que fui a la tienda de la esquina a comprar uno. ¡Ahhh, refrescante!

La etiqueta del envase muestra la información nutrimental: cada 100 ml tienen 40 kcal, provenientes casi todas de carbohidratos (azúcares). Al tomarme todo, estaré consumiendo 200 kcal, ¡10% o más de una dieta promedio!, sólo en una bebida azucarada.

Al lado de la etiqueta nutricional están los ingredientes: agua, azúcar, limón y Jazmín (extracto de la flor Jasminum officinale). ¿Cantidad o concentración del extracto? No lo podemos saber. Y tampoco podemos saber la base de té: si es té negro, té verde, o una base combinada. Por el color, voy a asumir que se trata de té negro.

Tanto el té negro como el té verde tienen algunas propiedades medicinales. Entre ellos destacan mantenerte alerta (por el contenido de cafeína), y mejorar o retrasar un poco los síntomas de la enfermedad de Parkinson. El té también tiene propiedades antioxidantes y existe el potencial de que sirviera para reducir el riesgo de algún tipo de cáncer. Los aceites de la flor de Jazmín han sido estudiados in vitro con este fin. Y hay algunos estudios en humanos que sugieren este potencial. Aún con esta información, no es apropiado decir que el consumo de té de Jazmín previene el cáncer. Recordemos que los estudios están hechos en poblaciones con consumo diario de té, no de bebidas comerciales edulcoradas.

Entonces, por un lado tenemos que este producto es una bebida azucarada con muchas calorías, y por otro tenemos una promesa de que podría tener algunos beneficios en salud. Pero, vamos más allá. ¿Existen riesgos de tomar té negro, té verde, o similares?

Como pediatra, me preocupan algunos detalles:

1. Tiene cafeína. Aunque un poquito de café o té no le hará daño a un niño. ¿Qué tanto es «poquito»? No sabemos cuánta cafeína hay en estas bebidas. No nos vaya a pasar como con la cerveza.

2. Tiene propiedades diuréticas. Todas estas bebidas aumentan el flujo de orina. Por lo tanto, nunca deben usarse como bebidas hidratantes en un niño que tiene vómito, diarrea o alguna otra condición que lo pueda deshidratar. Imagínenlo, el objetivo de darle de tomar suero a un niño con diarrea es que retenga agua por las pérdidas que está teniendo y resulta que le damos una bebida que hará que aumenten sus pérdidas al orinar en exceso.

3. Puede empeorar una anemia. Los niños en crecimiento tienen riesgo de anemia por deficiencia de hierro, sobre todo aquellos que toman demasiada leche y no comen suficientes alimentos ricos en este elemento. El consumo de té pudiera acentuar este problema.

4. Tiene una gran cantidad de calorías. Ya lo mencionamos arriba, al tomarme este envase estaré consumiendo más del 10% de las calorías de mi dieta recomendada sólo en una bebida azucarada.

5. Puede haber interacción con medicamentos. El té, tanto negro como verde, puede tener interacción con medicamentos de uso en la infancia como el ibuprofeno, el paracetamol, el salbutamol y el fenobarbital.

Al final del día, el mensaje será el mismo de siempre: primero está una nutrición balanceada. El agua es más saludable que los jugos, los refrescos y las bebidas de té helado. ¿Se puede disfrutar de uno de vez en cuando? Claro, todo con medida.

 

6 respuestas a «Papá, cómprame un té de jazmín»

El problema, como muchas ocasiones, es el control que tengamos con nosotros mismos y nuestros hijos. Tenemos pacientes que se toman 2 jaztea o té de jazmín diario o alguna otra bebida industrializada como jugos o néctares. Hace poco me topé con un artículo que hacía relación con la incidencia de cancer pancreático 2.5 veces mayor en las personas mayores de 60 años que tomaban de 2 a 3 bebidas por semana en forma constante. Esto como un factor adverso a la costumbre de tomar bebidas edulcoradas. Además la base bioquímica del té, es la teofilina, que una sustancia que deriva de las xantinas, así como la cafeína del café y la teobromina del chocolate y estos en general tienen un efecto estimulante.
Ahora bien, si nuestros hijos ven que nosotros tomamos este tipo de bebidas con frecuencia, ellos también lo harán.

Excelente!!!

Hay que tomar en cuenta que el consumo calórico recomendado para un niño de edad preescolar-escolar, anda alrededor de 1600 kcal/día (oscilando según la edad y la actividad física entre 1200-1800 kcal/día) de las cuales, el aporte proveniente de azúcares simples NO debe exceder a un 6-8%, por lo tanto, si se trata de un niño en este grupo etario y si se tomó toda la botellita, pues ya se pasó de su consumo diario permitido de azúcar simple…

Creo que nuestras cifras de sobrepeso y obesidad infantil obedecen en gran parte a que entre una cosita deliciosa y otra y sin darse cuenta, el consumo calórico de nuestros niños está por los cielos… en gran parte por la falta de balance entre los alimentos que consumen y la influencia publicitaria que nos ofrece como bueno para comer, lo que realmente es bueno para vender y malo para nutrir.
Saluditos!!!

Bueno yo soy enemiga de esas bebidas embotelladas q generalmente se piensa q son muy sanas pq no son gaseosas pq la cantidad de azucar q llevan es impresionante pero si yo tomo para mi o para un niño un tecito filtrante de jazmin estaria bien?

a mi me tome media taza de te de jasmin hecho en casa pero estaba muy cargado y no me puedo parar y para iniciar secion casi me caigo (saquen de eso sus concluciones)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*