Categorías
Mitos y realidades

El mito de las vacunas y el autismo

Hace ya varios años salieron unos reportes que trataban de ligar a ciertas vacunas (como la del sarampión) con el desarrollo del autismo. El autismo es una enfermedad que afecta las habilidades sociales y de comunicación de los niños, además de presentar movimientos repetitivos y estereotipados.

La imagen más “conocida” de la enfermedad probablemente es Dustin Hoffman en la película Rain Man. En esta película, Hoffman caracteriza a un personaje con un nivel muy avanzado de autismo, lo cual da una errónea impresión de que los niños autistas son genios que no saben comunicarse. Hay diferentes grados o tipos de estas enfermedades, y en la mayoría de los casos, los niños con autismo no pueden comunicarse como lo hace el personaje de la película.

La causa del autismo aún se sigue investigando, pero uno de los componentes principales es el factor hereditario. Los reportes que trataban de culpar a las vacunas han causado gran controversia. Sin embargo, ninguno de ellos ni los estudios posteriores han demostrado evidencia científica suficiente para decir que ciertas vacunas son la causa del autismo.

Ha sido tal la controversia originada que revistas importantes como la Time Magazine han dedicado artículos de portada al tema. Y ahora, se ha generado un debate entre la Academia Americana de Pediatría y la compañía ABC – Walt Disney debido a una serie de televisión, Eli Stone, en la que el abogado protagonista comienza un juicio donde manifiesta que un niño desarrolló autismo después de una vacuna.

Hay que tener claro que las vacunas previenen enfermedades, complicaciones de las mismas y hasta epidemias. Los beneficios son mucho mayores que los infrecuentes efectos adversos. Y los mitos, como el que ya mencionamos, hacen que se ponga en riesgo la salud de los niños. Consulta siempre a tu pediatra cuando oigas este tipo de noticias.

Categorías
Mitos y realidades

La circuncisión, pros y contras

Para algunas religiones (Judíos y Musulmanes) la práctica de la circuncisión forma parte de un ritual obligado. Para la sociedad en general la práctica ha sido tradicionalmente familiar o algo de moda simplemente por recomendación del Pediatra. Pero, existen realmente bases para indicar la circuncisión?

Contestar preguntas sobre si la circuncisión disminuye el riesgo de enfermedades de transmisión sexual, que si la sensibilidad es diferente, que si la pareja nota la diferencia, que si evita el cáncer de pene, son básicas para llegar a una buena decisión.

En lo referente a la protección para enfermedades de transmisión sexual, el circuncidado presentaría menor riesgo, sin embargo, esto está más directamente ligado a la promiscuidad sexual que a la circuncisión misma. Se diría lo mismo para el contagio del Sida, el preservativo es tan vital para ambos.

La circuncisión disminuye el riesgo de cáncer de pene, algo sumamente raro (1×100,000) en el hombre, por lo que una buena higiene y evitar la fimosis (no retracción del prepucio) tendría el mismo efecto.

En lo que respecta a las sensaciones de la mujer se ha demostrado que el orgasmo femenino es menos frecuente con el hombre circuncidado y, en éste, hay una tendencia a presentar más a menudo la eyaculación precoz.

En cuanto a las diferentes prácticas sexuales también hay una tendencia de los circuncidados a masturbarse con más frecuencia que los no circuncidados.

En conclusión, el debate sigue abierto, hay quienes seguirán practicándola como ritual o para prevenir cáncer de pene para el hombre y cáncer de matriz para la mujer(1) y hay grupos que defienden los derechos del niño ya que la circuncisión es interpretada como una verdadera mutilación en donde deben entrar los derechos humanos(2).

Sin embargo, las indicaciones médicas son muy específicas y casi se reducen a dos: fimosis obstructiva e infecciones frecuentes del prepucio, por lo que la circuncisión al nacimiento definitivamente no se le ve ninguna justificación.

(1) Zoossmann A Relation of male circumcision to cervical cancer, sexuality and female circumcision

(2) Hill G The case against circumcision

The journal of Men’s Health & Gender 2007, 4, issue 3 y 4

 


Citas¿Necesitas consulta? Programa una cita con el Dr. Pérez Pico: