Categorías
Enfermedades Noticias Nutrición

Vitamina C y el resfriado común

La vitamina C siempre ha tenido buena fama. Es más, una de las anécdotas más conocidas en la historia del método científico es precisamente cómo se descubrió que unas naranjas pueden curar el escorbuto.

Pero aunque las funciones principales de esta vitamina son proteger a las células, mantener el tejido conectivo que une diversas estructuras y órganos, y ayudar en la cicatrización, muchas personas la conocen más por su supuesta fama de prevenir resfriados.

¿Qué tan cierto es esto? ¿En realidad sirve la vitamina C para prevenir resfriados?

El mes pasado se publicó una extensa revisión que incluye todos los ensayos clínicos que se han realizado con este objetivo. Los autores encontraron al menos 5 estudios en los que participaban personas expuestas a un esfuerzo físico intenso: maratonistas, esquiadores, nadadores y hasta soldados. En estos estudios se vio que la vitamina C efectivamente redujo el número de resfriados de quienes la recibían, en comparación de los que recibían placebo. Pero cuando se analizaron los resultados de estudios donde participaban personas “normales”, es decir, gente que no estaba realizando esfuerzos físicos extenuantes ni expuestos a climas bajo cero, no se pudo demostrar que la vitamina C sirva como prevención.

En cuanto a los síntomas, el beneficio parece ser modesto. En niños, parece disminuir la duración del resfriado un 14%. En términos prácticos, esto significa unas horas o un día menos de estar mocoso y sintiéndose mal.

¿Entonces qué hacemos?

No parece prudente, en vista de esta revisión, recetar vitamina C a todos. Aún cuando los efectos secundarios de este suplemento son pocos y raros, pudiera causar dolor abdominal y/o diarrea. Pero si estamos hablando de una persona, un niño, que padece muchos resfriados en el año, o de un adolescente que está entrenando arduamente en el equipo de futbol de su preparatoria, tal vez en ellos podría valer la pena dar un suplemento de vitamina C. ¿Disminuirá las veces que se enfermen? Tal vez. Y posiblemente les durarán menos los resfriados.

No debemos olvidar que las mejores estrategias para prevenir infecciones son vacunarse, lavarse las manos, tener una alimentación sana y balanceada, y mantenerse activo. Si quieres darle un extra de vitamina C a tus hijos, no te olvides que no sólo los cítricos la contienen, también la puedes encontrar en los pimientos, el brócoli, las guayabas, las papayas, y las fresas.

 

Citas¿Necesitas consulta? Programa una cita con el Dr. Giordano:

 

Categorías
Enfermedades

¿Es una gripe o un resfriado?

En forma cotidiana, tendemos a llamar gripe o resfriado común, al proceso respiratorio de vias respiratorias altas que cursa con escurrimiento nasal, estornudos y algo de malestar general.

En forma estricta la gripe es sinónimo de Influenza y el resfriado común es un proceso muy parecido a la gripe pero más leve. Tanto la gripe como el resfriado común son causados por virus y presentan síntomas similares, pero también tienen sus diferencias. Un niño que tiene resfriado común por lo general tiene menos fiebre y una tos leve. Un niño que tiene gripe normalmente se siente muy mal, tiene dolores musculares y está muy abatido. Además la gripe tiende a atacar mucho más rápidamente que un resfriado. El malestar estomacal y los vómitos se presentan más en caso de una gripe que de un resfriado. Los niños resfriados por lo común tienen suficiente energía para jugar y seguir su rutina diaria. La gripe, por el contrario, mantiene en cama al niño en cama por varios días.

MEDIDAS PREVENTIVAS PARA EVITAR EL CONTAGIO (Academia Americana de Pediatría) Una buena higiene es el mejor modo de impedir que la gripe se contagie a otros miembros de la familia. Si alguien de la familia tiene gripe, las siguientes precauciones ayudarán a prevenir el contagio:

  • Enseñe a su hijo que cuando vaya a toser o estornudar, se tape la boca y nariz con un pañuelo de papel o con la manga pero no con las manos. Si ya tiene suficiente edad, enséñele a sonarse adecuadamente.
  • Use pañuelos de papel para limpiarle la nariz y para que se tape la boca al estornudar. Échelos a la basura apenas los use.
  • Evite besar al niño en o cerca de la boca o en la cara, pero no alvide que necesitará muchos abrazos mientas esté enfermo.
  • Cerciórese que todos se laven las manos antes y después de haber estado en contacto cercano con alguien que tiene gripe.
  • Lave los platos y cubiertos con agua caliente y jabón. También puede usar lavaplatos.
  • No permita que los niños compartan chupón, vasos, toallas o utensilios.
  • Nunca se debe usar un cepillo de dientes de otra persona.
  • Use vasos de plástico desechable en el baño o en la cocina.
  • Desinfecte su casa. Los virus pueden vivir por más de 30 minutos en los objetos con los que estuvieron en contacto como vasos, juguetes, manijas de puertas, etc. Utilice un desinfectante, agua caliente y jabón para mantener limpias esas áreas.
  • No fume cerca de su hijo. Los niños que están expuestos al humo de tabaco tosen y jadean más. Además tardan más en recuperarse.

Escrito por Dr. Roberto Zazueta Tena

Categorías
Noticias

Se retiran medicamentos para el resfriado

Recientemente, apareció un comunicado donde se anuncia el retiro de varios “antigripales” para niños en EEUU. Los medicamentos que están siendo descontinuados se utilizan, o utilizaban, para el tratamiento de los síntomas del resfriado común.

En la lista de medicamentos se encuentran algunos con los que contamos en México y que frecuentemente usamos.

¿La razón de descontinuarlos? El uso de estos medicamentos, en niños menores de 6 años, ha tenido muy poca eficacia en el tratamiento del resfriado, y si son mal usados, pueden producir efectos secundarios indeseables y hasta peligrosos.

La realidad es que el resfriado común es un padecimiento viral, autolimitado, diferente a la Gripe (producida por el virus de Influenza), que tiene una evolución molesta pero a fin de cuentas inocua. El dilema viene cuando nosotros, como padres, sufrimos al ver cómo nuestros hijos se sienten miserables, con la nariz tapada, los ojos llorosos, con algo de tos y a veces hasta fiebre. Al ver esto, llegamos a presionar al médico para que recete algo, aún cuando se nos explica que la evolución será similar con o sin medicamento.

El uso de los medicamentos para los síntomas del resfriado debe estar bien supervisado por su pediatra. El pediatra, según su experiencia, y poniendo en la balanza la mejora de los síntomas y la evidencia de su eficacia contra el riesgo de efectos secundarios, decidirá si es necesario utilizar alguna de estas medicinas.