Categorías
Noticias Nutrición

¿Son venenosas las lichis?

“Mueren niños por comer lichis”

¡¿Qué?!

En mi familia esperamos con ansias el verano para comer dos lujos: los mangos y las lichis. Para las lichis incluso tenemos ritual: debemos comerlas con babero, ropa desechable, o incluso sin camisa, para no manchar las prendas. Es por eso que brincó a mi atención la noticia de que dicha delicia ha sido la causa de muerte de decenas o cientos de niños en la India.

Durante décadas se repetía la tragedia en una región específica de la India. Niños empezaban con convulsiones, coma o llegaban a morir y nadie sabía el porqué. Investigadores encontraron la relación entre el consumo de lichis sin haber comido algo antes y la aparición de la enfermedad, y acaban de publicar sus hallazgos en la revista médica The Lancet.

La lichi contiene una sustancia que se llama hipoglicina. Este químico puede impedirle al cuerpo humano que produzca glucosa. Con ello causa niveles bajos de glucosa en sangre (hipoglicemia), lo cual puede llevar a los síntomas que tuvieron los niños de la India.

¿Quiere decir que ya no podremos disfrutar de estos manjares?

No. No quiere decir eso. Muchas frutas, o sus semillas, hojas o tallos, pueden ser tóxicas cuando se consumen en exceso, o cuando no se limpian, o cuando se comen verdes. Por ejemplo, ¡las semillas de la manzana contienen cianuro! Pero las concentraciones son pequeñas y si te tragas sin querer una o dos semillas no te pasará nada. En el caso en particular de los niños de la India hay otros factores de riesgo como desnutrición, ayuno previo, o incluso podría haber diferencias genéticas que aún no se descubren.

En resumen, sí podemos seguir comiendo lichis, en moderada cantidad, habiendo comido algo antes, cuidando tener una nutrición balanceada, y siempre siguiendo normas de higiene.

Apenas es febrero y ya traigo antojo de estas frutas.

Categorías
Noticias Nutrición

¿Comer carne causa cáncer?

Screen Shot 2015-10-28 at 4.47.58 PM

Cuánto furor ha causado una noticia en salud. La nutrición levanta pasiones, sin duda. Los vegetarianos han clamado victoria. Los carnívoros han rondado por las fases del duelo, incluyendo la negación y el enojo. Un amigo se atrevió a decir que la noticia ocasionaría una guerra. Otro invita a una marcha para concientización.

¿Que si cuál fue la noticia? Que comer carne causa cáncer. En específico, que la carne procesada (salchichas, jamón, tocino, etc.) causa cáncer de colon.

¿Quién dice tal cosa? La O.M.S. lanzó un comunicado donde se explica que, después de evaluar más de 800 estudios, incluyendo estudios de larga duración, donde evaluaban a diferentes poblaciones con diferentes dietas, se concluyó que efectivamente, el consumo de carnes procesadas es causa de cáncer.

¿Eso quiere decir que ni yo ni mis hijos pueden comer tocino? ¿ni jamón? ¿ni salchichas? ¿ni pepperoni? ¿ni carne asada? No, no es para tanto. Vamos desmenuzando los números.

Los estudios mencionados concluyeron que comer a diario al menos 50 gramos de estos alimentos (ej. dos rebanadas de jamón al día) por muchos años aumenta el riesgo de cáncer de colon un 18%. Vamos a redondearlo a 20% para hacerlo más sencillo. Cierto, puede sonar alarmante pero éste es un número relativo.

¿Qué significan estas cifras? Se estima que una persona “normal” tiene un riesgo del 5% de padecer cáncer de colon en algún momento de su vida. El 20% de 5 es 1. Esto quiere decir que si nunca comes embutidos tienes un riesgo de cáncer de colon del 5%, y si sí comes muchos embutidos tienes un riesgo del 6%. Ya no suena tan horrible, ¿verdad?

La realidad es que muchos, muchos alimentos que comemos, y muchísimas más cosas con las que estamos en contacto, de alguna manera podrían causar cáncer. Pero tenemos que vivir. Cuidarnos, pero también disfrutar de la vida. ¿Quieres saborear estos alimentos de vez en cuando? Adelante, nomás no lo hagas rutina diaria. 

Categorías
Nutrición

Anda, cómetelo porque es bueno para…

uvas

“Come zanahorias porque son buenas para la vista”
“Come espinacas para que seas fuerte”
“Come… porque es bueno para…”

Si tan sólo funcionara en niños pequeños la vida de todas las mamás sería más sencilla. Pero hasta parece ser contraproducente. En este estudio, cuando a los niños les dijeron que unas galletas eran buenas para la salud, ¡se las comieron menos! De igual forma, cuando les dijeron que las zanahorias eran buenas para su desarrollo y que con ellas leerían y contarían mejor, también se las comieron menos.

Yo creo que mejor ni nos desgastamos. Mejor predicamos con el ejemplo y les decimos que está sabrosa la comida. Y cruzamos los dedos.

 

Citas¿Necesitas consulta? Programa una cita con el Dr. Giordano:

Categorías
Enfermedades Noticias Nutrición

Vitamina C y el resfriado común

La vitamina C siempre ha tenido buena fama. Es más, una de las anécdotas más conocidas en la historia del método científico es precisamente cómo se descubrió que unas naranjas pueden curar el escorbuto.

Pero aunque las funciones principales de esta vitamina son proteger a las células, mantener el tejido conectivo que une diversas estructuras y órganos, y ayudar en la cicatrización, muchas personas la conocen más por su supuesta fama de prevenir resfriados.

¿Qué tan cierto es esto? ¿En realidad sirve la vitamina C para prevenir resfriados?

El mes pasado se publicó una extensa revisión que incluye todos los ensayos clínicos que se han realizado con este objetivo. Los autores encontraron al menos 5 estudios en los que participaban personas expuestas a un esfuerzo físico intenso: maratonistas, esquiadores, nadadores y hasta soldados. En estos estudios se vio que la vitamina C efectivamente redujo el número de resfriados de quienes la recibían, en comparación de los que recibían placebo. Pero cuando se analizaron los resultados de estudios donde participaban personas “normales”, es decir, gente que no estaba realizando esfuerzos físicos extenuantes ni expuestos a climas bajo cero, no se pudo demostrar que la vitamina C sirva como prevención.

En cuanto a los síntomas, el beneficio parece ser modesto. En niños, parece disminuir la duración del resfriado un 14%. En términos prácticos, esto significa unas horas o un día menos de estar mocoso y sintiéndose mal.

¿Entonces qué hacemos?

No parece prudente, en vista de esta revisión, recetar vitamina C a todos. Aún cuando los efectos secundarios de este suplemento son pocos y raros, pudiera causar dolor abdominal y/o diarrea. Pero si estamos hablando de una persona, un niño, que padece muchos resfriados en el año, o de un adolescente que está entrenando arduamente en el equipo de futbol de su preparatoria, tal vez en ellos podría valer la pena dar un suplemento de vitamina C. ¿Disminuirá las veces que se enfermen? Tal vez. Y posiblemente les durarán menos los resfriados.

No debemos olvidar que las mejores estrategias para prevenir infecciones son vacunarse, lavarse las manos, tener una alimentación sana y balanceada, y mantenerse activo. Si quieres darle un extra de vitamina C a tus hijos, no te olvides que no sólo los cítricos la contienen, también la puedes encontrar en los pimientos, el brócoli, las guayabas, las papayas, y las fresas.

 

Citas¿Necesitas consulta? Programa una cita con el Dr. Giordano:

 

Categorías
Noticias Nutrición

Disney le dice no a la comida chatarra

¡Extra, extra! ¡Mickey Mouse le dice que no a la comida chatarrrraaa!

Bueno, casi. Bueno, al menos está haciendo un esfuerzo. Reconociendo que la publicidad de sus programas televisivos influye a los niños, Disney comenzará un plan para desaparecer los anuncios de comida chatarra, y además, disminuir este tipo de alimentos en sus parques. Las nuevas reglas del juego comenzarán en el 2015, cuando concluyan los contratos que actualmente tienen con diversas compañías.

La alimentación se aprende en casa. Pero si los monstruos televisivos nos echan un poquito la mano, qué mejor.

Bravo, Disney.

Categorías
Nutrición

Plato pintado, verduras comidas

Yo creo que le vamos a cambiar el nombre a este blog. Ahora le pondremos “Cómo engañar a los niños para que coman verduras”. Ya van varias entradas con este tema. Y nos siguen saliendo novedades.

En esta ocasión, unos ingeniosos investigadores de Minnesota les pusieron fotografías de verduras en los compartimentos de las charolas escolares. De esta manera, les mandaban un mensaje “subliminal” a los niños para que en ese compartimento colocaran verduras al momento de escoger comida en la cafetería. Y lo que observaron fue que el día en el que pusieron las fotografías en los platos, los niños efectivamente se sirvieron y comieron un poco más de verduras.

Ésta parece una estrategia muy sencilla que alienta a los niños a considerar comer vegetales. Suena como una buena idea para las escuelas, campamentos o sitios donde se sirven la comida los niños como si fuera un buffet. ¿Y en la casa? mmm… ¿valdrá la pena tenerles platos con separaciones o compartimentos con fotos de los diferentes grupos alimenticios?

Categorías
Nutrición

Platillos con imaginación para que coman mejor

Hoy continuaremos con los trucos para que coman mejor los niños. En una ocasión hablamos de cómo disfrazar verduras. Hoy toca la presentación del platillo.

Todos lo hemos vivido. Algunos más, otros menos. Los niños en edad preescolar comen cuando quieren y cuanto quieren. A veces “no comen nada” y es frustrante para todos. ¿Cómo hacer atractivo un platillo para un niño? Aunque pudiera parecer lógico que lo que se nos hace apetecible a los adultos también lo será para los niños, la realidad es otra.

Investigadores de la Universidad de Cornell les mostraron una variedad de presentaciones de platillos a un grupo de niños y a otro de adultos, para ver cuál preferían. La presentación del platillo variaba en el tipo y el número de alimentos distintos, en la cantidad de colores, en la posición del componente principal (dividiendo el plato en 9 partes como se ve en la foto), en la separación de los alimentos (de manera que hubiera o no espacio entre cada tipo de alimento), en la organización de los alimentos (haciendo formas geométricas u organizados al azar), y en la presentación “artística” (presentando los platos haciendo figuras, como una carita feliz, o sin ninguna presentación especial).

Las preferencias fueron las siguientes:

  • Número de colores en el platillo:
    • Niños prefieren 6 colores.
    • Adultos prefieren 3 colores.
  • Número de diferentes componentes:
    • Niños prefieren 7 componentes o tipos de alimentos distintos en sus platos.
    • Adultos prefieren 3 componentes.
  • Posición del componente principal de la comida (en un plato redondo):
    • Niños: abajo a la derecha.
    • Adultos: central a la derecha.
  • Posición del componente principal de la comida (en un plato ovalado):
    • Niños: izquierda.
    • Adultos: central.
  • Plato amontonado o con espacio entre cada alimento:
    • Niños: con espacio.
    • Adultos: con espacio.
  • Alimentos organizados geométricamente o sin organización:
    • Niños: sin organización.
    • Adultos: sin organización.
  • Presentación “artística” (figuras -vs- presentación casual):
    • Niños: con figuras.
    • Adultos: presentación casual.

En conclusión, a los adultos nos gustan los platillos aburridos. En contraste, los niños prefieren platillos con muchos colores, con distintos tipos de alimentos, con espacio entre cada alimento, y acomodados con mucha imaginación.